CÁNCER DE MAMA

¡Ya han llegado a Martinica! Sueño y reto cumplido: adiós cáncer de mama

Las cinco mujeres han culminado su aventura: han llegado a Martinica. Ha sido un camino difícil, lleno de obstáculos, igual que el cáncer, una enfermedad a la que por fin dicen hasta nunca. Este reto ha sido un sueño para ellas, un aliento de esperanza para muchas mujeres que combaten esta enfermedad y una demostración de que tras el cáncer se puede salir con mucha vida, fortalecida y capaz de hacer cualquier cosa que te propongas. Un velero cargado de ilusión que ha luchado contra viento y marea contra el cáncer de mama, el tumor más frecuente en mujeres

Otras noticias

Las cinco navegantes mirando al horizonte. Foto Pelayo Vida 2016Las cinco navegantes mirando al horizonte. Foto Pelayo Vida 2016

Carmen, Patricia, Marian, Susana y Yolanda ya han cumplido su ansiado objetivo:  han llegado a Martinica pasadas las 14,00, hora española, cinco menos en la isla caribeña.

Un viaje de 14 días en alta mar, en los que han recorrido cerca de 5.000 kilómetros en velero, desde que salieron el pasado 16 de noviembre de Tenerife, hasta el puerto de Le Marin, en la costa sur de la isla.

Se quedarán en ella recobrando fuerzas hasta el próximo domingo, 4 de diciembre, cuando por la noche tomen un vuelo hasta París. El lunes día 5 llegarán al aeropuerto de Madrid Barajas y serán recibidas por familiares y amigos.

Travesía

Foto Pelayo Vida 2016

Foto Pelayo Vida 2016

No ha sido un viaje de placer ni mucho menos, se han tenido que enfrentar hasta el final a grandes desafíos como olas gigantes, tormentas incesantes, roturas de bombas, velas rajadas, frío, viento constante y sobre todo, se han tenido que enfrentar a ellas mismas.

A sus miedos, a la soledad de la noche, a la inmensidad del mar, al aislamiento de tus seres queridos, a dejar atrás tus miedos y tus alegrías, a perseguir sus sueños, han aprendido a ser fuertes, valientes y nos han demostrado, una vez más, lo luchadoras que son.

Aseguran que nunca han sentido miedo y siempre han estado con el ánimo arriba. “Los ánimos han ido muy bien, eso no ha decaído nunca. Ni siquiera en Almería o Granada que fueron las peores etapas del viaje, las que preferiríamos borrar”, comenta Eric Frattini, responsable de comunicación de la expedición.

Foto Pelayo Vida 2016

Foto Pelayo Vida 2016

Otra gran anécdota del viaje fue la visita del Rey Neptuno, una antigua tradición marinera que se realiza cuando se pasa la línea del ecuador. Ellos lo hicieron al recorrer el 50% de su travesía y Diego Fructuoso, el director de la travesía, se disfrazó y les hizo  unas novatadas a las cinco chicas donde les hizo probar “la sangre del mar” (tomate)  y “la sal del mar” (azúcar) y las embadurnaron para “bautizarlas”.

Fructuoso asegura que las chicas han seguido “rigurosamente sus turnos haga frío o lluvia” y que se ha sentido muy “contento aunque la travesía ha sido muy dura”.

Ellas

Yolanda Preciados.Reto Pelayo Vida 2016.

Yolanda Preciados.Reto Pelayo Vida 2016.

Yolanda Preciados: “Lo único imposible es aquello que no intentas”

Yolanda declaraba que como en la primera etapa no tenían tanta experiencia se pegaban “por todos lados” pero ahora tienen menos magulladuras “porque han cogido “el ritmo de trabajo”.

La diferencia que ha notado Yolanda con el mar Mediterráneo es que las olas en el Atlántico “son más espaciadas y vienen de todos lados”.

Asegura que en ningún momento han estado agobiadas “por no ver ninguna luz, ni barcos o tierra”, sino todo lo contrario, han estado todos “muy contentas y motivadas“.

Marian Santiago. Reto Pelayo Vida 2016.

Marian Santiago. Reto Pelayo Vida 2016.

Marian Santiago: “Si el plan no funciona, cambia el plan pero no cambies la meta”

Marian se ríe y confiesa: “Ha sido una locura porque estabas tranquila 5 minutos y de repente se rompía algo y tenías que salir corriendo a proa a coger velas y a montar”.

Dice que a pesar de ser “unas semanas muy intensas” a ella le ha encantado: “Si no hubiera pasado nada y sólo fuese pasear, no hubiera disfrutado de la experiencia tanto como con el mal tiempo, el oleaje… ha sido duro, pero muy satisfactorio“.

Para ella lo mejor es la sensación que tenía por la noche cuando disfrutaba de las estrellas y del sonido de mar: “Es una sensación de libertad, de estar viva, de tranquilidad y esas cosas son las que más me llenan del viaje”.

Patricia Alonso. Reto Pelayo Vida 2016.

Patricia Alonso. Reto Pelayo Vida 2016.

Patricia Alonso: “Las cosas buenas pasan a quienes las esperan, las mejores a quienes van a por ellas”

Para Patricia lo más duro fue la noche que atravesaron tres tormentas seguidas. “Me levantaba de la cama y miraba el radar y aunque no lo entendía me decía: a ver qué viene”

Lo ha pasado mal cuando se movía mucho el barco y hacía mucho viento “no sabes de dónde viene y tienes la sensación de que es un huracán“, pero aclara que luego salía al exterior, y no era para tanto.

“El color del Atlántico es de un azul oscuro, precioso ,y el cielo de la noche estrellada es espectacular”, describe maravillada.

Carmen Peláez. Reto Pelayo Vida 2016.

Carmen Peláez. Reto Pelayo Vida 2016.

Carmen Peláez: “Viento en popa, es lo que siempre hace falta”

Carmen dice que han sido unas semanas “durillas porque han pasado muchas cosas y sobre todo porque el tiempo no nos ha acompañado mucho”, pero garantiza que conforme avanzaba la aventura, mejoraba físicamente, aunque ha perdido el ritmo de sueño.

“Como nos ha llovido muchísimo, se nos ha mojado toda la ropa y el interior del barco parece un campo de batalla“, bromea divertida. Para ella lo mejor del viaje ha sido “la convivencia entre la gente” y eso que no es fácil tras pasar momentos de tanta tensión.

Susana Laguarda. Reto Pelayo Vida 2016.

Susana Laguarda. Reto Pelayo Vida 2016.

Susana Laguarda: “Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo”

Susana comenta que ha notado la diferencia con las aguas mediterráneas porque “las olas en el Atlántico son más profundas y hace más viento“.

Explica que le ha costado mucho llevar el barco porque “los brazos se me cansaban por el viento y la marea”.

Hace una mención de agradecimiento a los regatistas porque “se han portando muy bien con nosotras” y han tenido “mucha paciencia”.

Añade que a pesar de los problemas, están “súper contentas” de haber librado “esta batalla“.

Estas cinco mujeres son un claro ejemplo de superación y de lucha contra el cáncer de mama, una enfermedad que se aleja de la palabra muerte y se acerca a esperanza, con un índice de supervivencia cerca del 85%.

El año pasado, cinco mujeres alcanzaron la cima del Kilimanjaro para alzar su voz y decir no a esta patología, y este año otras cinco se suman a la lucha tras cruzar el Océano Atlántico porque los únicos límites del ser humano son aquellos que el mismo se pone.

Esp.Informat_CáncerMama_Botón

Cáncer de mama

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.
salud_gif_300x90

Carmen, Patricia, Marian, Susana y Yolanda ya han cumplido su ansiado objetivo:  han llegado a Martinica pasadas las 14,00, hora española, cinco menos en la isla caribeña.

Un viaje de 14 días en alta mar, en los que han recorrido cerca de 5.000 kilómetros en velero, desde que salieron el pasado 16 de noviembre de Tenerife, hasta el puerto de Le Marin, en la costa sur de la isla.

Se quedarán en ella recobrando fuerzas hasta el próximo domingo, 4 de diciembre, cuando por la noche tomen un vuelo hasta París. El lunes día 5 llegarán al aeropuerto de Madrid Barajas y serán recibidas por familiares y amigos.

Travesía

Foto Pelayo Vida 2016

Foto Pelayo Vida 2016

No ha sido un viaje de placer ni mucho menos, se han tenido que enfrentar hasta el final a grandes desafíos como olas gigantes, tormentas incesantes, roturas de bombas, velas rajadas, frío, viento constante y sobre todo, se han tenido que enfrentar a ellas mismas.

A sus miedos, a la soledad de la noche, a la inmensidad del mar, al aislamiento de tus seres queridos, a dejar atrás tus miedos y tus alegrías, a perseguir sus sueños, han aprendido a ser fuertes, valientes y nos han demostrado, una vez más, lo luchadoras que son.

Aseguran que nunca han sentido miedo y siempre han estado con el ánimo arriba. “Los ánimos han ido muy bien, eso no ha decaído nunca. Ni siquiera en Almería o Granada que fueron las peores etapas del viaje, las que preferiríamos borrar”, comenta Eric Frattini, responsable de comunicación de la expedición.

Foto Pelayo Vida 2016

Foto Pelayo Vida 2016

Otra gran anécdota del viaje fue la visita del Rey Neptuno, una antigua tradición marinera que se realiza cuando se pasa la línea del ecuador. Ellos lo hicieron al recorrer el 50% de su travesía y Diego Fructuoso, el director de la travesía, se disfrazó y les hizo  unas novatadas a las cinco chicas donde les hizo probar “la sangre del mar” (tomate)  y “la sal del mar” (azúcar) y las embadurnaron para “bautizarlas”.

Fructuoso asegura que las chicas han seguido “rigurosamente sus turnos haga frío o lluvia” y que se ha sentido muy “contento aunque la travesía ha sido muy dura”.

Ellas

Yolanda Preciados.Reto Pelayo Vida 2016.

Yolanda Preciados.Reto Pelayo Vida 2016.

Yolanda Preciados: “Lo único imposible es aquello que no intentas”

Yolanda declaraba que como en la primera etapa no tenían tanta experiencia se pegaban “por todos lados” pero ahora tienen menos magulladuras “porque han cogido “el ritmo de trabajo”.

La diferencia que ha notado Yolanda con el mar Mediterráneo es que las olas en el Atlántico “son más espaciadas y vienen de todos lados”.

Asegura que en ningún momento han estado agobiadas “por no ver ninguna luz, ni barcos o tierra”, sino todo lo contrario, han estado todos “muy contentas y motivadas“.

Marian Santiago. Reto Pelayo Vida 2016.

Marian Santiago. Reto Pelayo Vida 2016.

Marian Santiago: “Si el plan no funciona, cambia el plan pero no cambies la meta”

Marian se ríe y confiesa: “Ha sido una locura porque estabas tranquila 5 minutos y de repente se rompía algo y tenías que salir corriendo a proa a coger velas y a montar”.

Dice que a pesar de ser “unas semanas muy intensas” a ella le ha encantado: “Si no hubiera pasado nada y sólo fuese pasear, no hubiera disfrutado de la experiencia tanto como con el mal tiempo, el oleaje… ha sido duro, pero muy satisfactorio“.

Para ella lo mejor es la sensación que tenía por la noche cuando disfrutaba de las estrellas y del sonido de mar: “Es una sensación de libertad, de estar viva, de tranquilidad y esas cosas son las que más me llenan del viaje”.

Patricia Alonso. Reto Pelayo Vida 2016.

Patricia Alonso. Reto Pelayo Vida 2016.

Patricia Alonso: “Las cosas buenas pasan a quienes las esperan, las mejores a quienes van a por ellas”

Para Patricia lo más duro fue la noche que atravesaron tres tormentas seguidas. “Me levantaba de la cama y miraba el radar y aunque no lo entendía me decía: a ver qué viene”

Lo ha pasado mal cuando se movía mucho el barco y hacía mucho viento “no sabes de dónde viene y tienes la sensación de que es un huracán“, pero aclara que luego salía al exterior, y no era para tanto.

“El color del Atlántico es de un azul oscuro, precioso ,y el cielo de la noche estrellada es espectacular”, describe maravillada.

Carmen Peláez. Reto Pelayo Vida 2016.

Carmen Peláez. Reto Pelayo Vida 2016.

Carmen Peláez: “Viento en popa, es lo que siempre hace falta”

Carmen dice que han sido unas semanas “durillas porque han pasado muchas cosas y sobre todo porque el tiempo no nos ha acompañado mucho”, pero garantiza que conforme avanzaba la aventura, mejoraba físicamente, aunque ha perdido el ritmo de sueño.

“Como nos ha llovido muchísimo, se nos ha mojado toda la ropa y el interior del barco parece un campo de batalla“, bromea divertida. Para ella lo mejor del viaje ha sido “la convivencia entre la gente” y eso que no es fácil tras pasar momentos de tanta tensión.

Susana Laguarda. Reto Pelayo Vida 2016.

Susana Laguarda. Reto Pelayo Vida 2016.

Susana Laguarda: “Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo”

Susana comenta que ha notado la diferencia con las aguas mediterráneas porque “las olas en el Atlántico son más profundas y hace más viento“.

Explica que le ha costado mucho llevar el barco porque “los brazos se me cansaban por el viento y la marea”.

Hace una mención de agradecimiento a los regatistas porque “se han portando muy bien con nosotras” y han tenido “mucha paciencia”.

Añade que a pesar de los problemas, están “súper contentas” de haber librado “esta batalla“.

Estas cinco mujeres son un claro ejemplo de superación y de lucha contra el cáncer de mama, una enfermedad que se aleja de la palabra muerte y se acerca a esperanza, con un índice de supervivencia cerca del 85%.

El año pasado, cinco mujeres alcanzaron la cima del Kilimanjaro para alzar su voz y decir no a esta patología, y este año otras cinco se suman a la lucha tras cruzar el Océano Atlántico porque los únicos límites del ser humano son aquellos que el mismo se pone.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?