La hormona que estimula la empatía plantea un nuevo tratamiento para el autismo

Un equipo de científicos de Estados Unidos ha localizado la hormona que estimula la empatía, lo que abre una nueva línea de investigación para el tratamiento de enfermedades de transtorno de la personalidad, como el autismo, según publica la revista Science

Otras noticias

Una investigadora observando dos ratones de laboratorio. EFE/WALTRAUD GRUBITZSCHUna investigadora observando dos ratones de laboratorio. EFE/WALTRAUD GRUBITZSCH

Además del autismo, este avance de los investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta (Georgia, EE.UU.) se puede aplicar a la esquizofrenia.

Probar que los animales son sensibles a las emociones de los demás seres vivos y que son capaces de consolarse unos a otros era la hipótesis que los investigadores trataban de probar cuando comenzaron el estudio.

La investigación demostró que, efectivamente, los animales llevan a cabo acciones por empatía y no solo para saciar sus propias necesidades egoístas, pero lo inesperado para los científicos fue poder ir más allá tan pronto e identificar el causante de este impulso emocional.

“Muchos de los más complejos rasgos humanos se originan en procesos cerebrales fundamentales, que se encuentran también en otras especies”, explicó el doctor Larry Young, uno de los principales autores del estudio.

El estudio

La evolución de la persona autista dependerá de su nivel intelectual

EFE/Hugo Ortuño

El experimento se llevó a cabo con ratoncillos de campo, una especie que es capaz de identificar los lazos entre padres e hijos y mantienen relaciones monogámicas para toda la vida.

El estudio demostró por primera vez, el comportamiento de consolación en roedores, y termina así con la creencia de que los humanos son los únicos seres empáticos.

La consolación, tal y como la entienden los científicos de la Universidad de Emory, consiste en “el contacto dirigido a un individuo afligido para calmarlo”.

Cuando un ratón detectaba aflicción, angustia o peligro en otro de sus compañeros, se acercaba y se frotaba contra él para consolarle, de la misma manera que un humano abraza o besa.

La práctica

Una vez establecida esta lógica, los investigadores se dedicaron a alterar la hormona de la empatía para comprobar que, al estimularla, los comportamientos empáticos se incrementan, mientras que al bloquearla, desaparecen.

Por eso, más allá de los sentimientos animales, los neurólogos se centrarán ahora en las aplicaciones válidas para los humanos, como el tratamiento de enfermedades psiquiátricas.

“Tenemos la oportunidad de explorar en detalle los mecanismos neuronales que enfatizan las respuestas empáticas”, añadió Young.

El estudio rechaza la concepción de que la empatía implique mecanismos cerebrales muy complejos, razón por la que animales más simples que los primates son capaces de experimentar este sentimiento.

En cambio, relaciona directamente la consolación con los cuidados maternales recibidos a edades tempranas, que se quedan grabados en el cerebro.

Etiquetado con:
Publicado en: Sanidad

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.
salud_gif_300x90

Además del autismo, este avance de los investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta (Georgia, EE.UU.) se puede aplicar a la esquizofrenia.

Probar que los animales son sensibles a las emociones de los demás seres vivos y que son capaces de consolarse unos a otros era la hipótesis que los investigadores trataban de probar cuando comenzaron el estudio.

La investigación demostró que, efectivamente, los animales llevan a cabo acciones por empatía y no solo para saciar sus propias necesidades egoístas, pero lo inesperado para los científicos fue poder ir más allá tan pronto e identificar el causante de este impulso emocional.

“Muchos de los más complejos rasgos humanos se originan en procesos cerebrales fundamentales, que se encuentran también en otras especies”, explicó el doctor Larry Young, uno de los principales autores del estudio.

El estudio

La evolución de la persona autista dependerá de su nivel intelectual

EFE/Hugo Ortuño

El experimento se llevó a cabo con ratoncillos de campo, una especie que es capaz de identificar los lazos entre padres e hijos y mantienen relaciones monogámicas para toda la vida.

El estudio demostró por primera vez, el comportamiento de consolación en roedores, y termina así con la creencia de que los humanos son los únicos seres empáticos.

La consolación, tal y como la entienden los científicos de la Universidad de Emory, consiste en “el contacto dirigido a un individuo afligido para calmarlo”.

Cuando un ratón detectaba aflicción, angustia o peligro en otro de sus compañeros, se acercaba y se frotaba contra él para consolarle, de la misma manera que un humano abraza o besa.

La práctica

Una vez establecida esta lógica, los investigadores se dedicaron a alterar la hormona de la empatía para comprobar que, al estimularla, los comportamientos empáticos se incrementan, mientras que al bloquearla, desaparecen.

Por eso, más allá de los sentimientos animales, los neurólogos se centrarán ahora en las aplicaciones válidas para los humanos, como el tratamiento de enfermedades psiquiátricas.

“Tenemos la oportunidad de explorar en detalle los mecanismos neuronales que enfatizan las respuestas empáticas”, añadió Young.

El estudio rechaza la concepción de que la empatía implique mecanismos cerebrales muy complejos, razón por la que animales más simples que los primates son capaces de experimentar este sentimiento.

En cambio, relaciona directamente la consolación con los cuidados maternales recibidos a edades tempranas, que se quedan grabados en el cerebro.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?