DÍA REYES

La clave para acertar con los regalos del Día de Reyes: Menos es más

“Menos es más” es la frase utilizada por los expertos consultados por Efe para animar a los padres a evitar el exceso de regalos en el Día de Reyes con el objetivo de que los más pequeños aprendan a valorarlos y puedan disfrutarlos plenamente

Otras noticias

Un niño lee su carta al rey Gaspar, que se ha instalado junto con los otros Reyes Magos de Oriente en la calle Preciados de Madrid. EFE/Kiko HuescaUn niño lee su carta al rey Gaspar, que se ha instalado junto con los otros Reyes Magos de Oriente en la calle Preciados de Madrid. EFE/Kiko Huesca

En esta campaña navideña, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes espera recuperar las cifras de ventas anteriores a la crisis económica y alcanzar en 2016 un crecimiento del 7 por ciento con respecto a 2015.

Los juguetes estrella son las muñecas que aprenden a hablar con los niños, los juegos de mesa, las mascotas interactivas, los vehículos montables y los corre-pasillos para niños de cero a tres años, según los fabricantes.

“Nos pasamos en la cantidad de regalos, en los entornos familiares amplios de abuelos, tíos y primos y no pensamos demasiado en la calidad”, afirma la coach y consultora Noelia López-Cheda, quien invita a reflexionar sobre lo que los niños pueden necesitar por su edad y no dejarse llevar por lo bien que quedará un gran número de paquetes.

Antes de apostar por los videojuegos, que lo único que hacen es “alterar la cabeza”, López-Cheda recomienda los juegos que les permitan interactuar y compartir el tiempo con otras personas.

“Deberíamos tener en cuenta que, en general, los adultos tenemos una capacidad extraordinaria para adaptarnos rápidamente a lo que tenemos alrededor. Dejamos de sorprendernos con mucha velocidad. Anhelamos algo, pero en cuanto lo conseguimos nos acostumbramos muy rápido y los niños, muchísimo más”, explica.

Para evitar que la emoción les dure apenas unos segundos, la consultora plantea que “haya menos regalos para que los valoren más”.

El número adecuado de regalos, en su opinión, dependerá del sentido común de cada familia, de las personas que intervengan, de su significado, de su valor sentimental o del esfuerzo que hayan supuesto.

El exceso de regalos impide disfrutar

PEQUEÑOS DECIDEN JUGETES PARA REYES. Efesalud.com

EFE/JESUS DIGES.

El psicólogo Alberto Soler coincide en señalar que, “a veces, los niños se juntan con tantos regalos que acaban saturados, no saben a qué atender y cada regalo adicional lo que hace es devaluar el resto”.

Soler subraya que el exceso les impide disfrutar verdaderamente de nada porque no pueden prestar atención a todo y tienen que dejar de lado algunas cosas.

Por ello, destaca, “lo importante es que haya coordinación en la familia, que haya comunicación, que haya una negociación y que haya un acuerdo sobre quién hace qué tipo de regalos para evitar la saturación”.

Además de juguetes u objetos para llevar al colegio, se pueden regalar experiencias, sensaciones y planes, como entradas para un espectáculo o una merienda con los tíos o los abuelos, sugiere Soler.

Para los más pequeños, aconseja los juegos de construcción o los puzzles, porque estimulan su creatividad, y aboga por introducir lo más tarde posible los juegos electrónicos o informáticos.

En el caso de los adolescentes, indica, cuando se trata del primer dispositivo tecnológico, “nunca jamás se debe regalar sin que venga acompañado de un contrato con los padres, en el cual se estipule cuándo se puede utilizar, bajo qué condiciones y en qué momento se puede llegar a perder temporal o definitivamente el derecho de uso de ese dispositivo”.

“No pasa nada porque un niño tarde un poco más que sus amigos en tener un teléfono o una ‘tablet’. No se va a traumatizar y quizás va a aprender a disfrutar de otras cosas”, remarca el psicólogo.

Ambos consideran que un libro es un regalo “fantástico” porque “hay mil opciones, favorece el desarrollo de la imaginación y la adquisición de velocidad lectora”.

En el caso de los niños más pequeños que no saben leer, un libro implica compartir tiempo con sus padres, con sus abuelos o con otros familiares.

Esp.Informat_CáncerMama_Botón

Cáncer de mama

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

En esta campaña navideña, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes espera recuperar las cifras de ventas anteriores a la crisis económica y alcanzar en 2016 un crecimiento del 7 por ciento con respecto a 2015.

Los juguetes estrella son las muñecas que aprenden a hablar con los niños, los juegos de mesa, las mascotas interactivas, los vehículos montables y los corre-pasillos para niños de cero a tres años, según los fabricantes.

“Nos pasamos en la cantidad de regalos, en los entornos familiares amplios de abuelos, tíos y primos y no pensamos demasiado en la calidad”, afirma la coach y consultora Noelia López-Cheda, quien invita a reflexionar sobre lo que los niños pueden necesitar por su edad y no dejarse llevar por lo bien que quedará un gran número de paquetes.

Antes de apostar por los videojuegos, que lo único que hacen es “alterar la cabeza”, López-Cheda recomienda los juegos que les permitan interactuar y compartir el tiempo con otras personas.

“Deberíamos tener en cuenta que, en general, los adultos tenemos una capacidad extraordinaria para adaptarnos rápidamente a lo que tenemos alrededor. Dejamos de sorprendernos con mucha velocidad. Anhelamos algo, pero en cuanto lo conseguimos nos acostumbramos muy rápido y los niños, muchísimo más”, explica.

Para evitar que la emoción les dure apenas unos segundos, la consultora plantea que “haya menos regalos para que los valoren más”.

El número adecuado de regalos, en su opinión, dependerá del sentido común de cada familia, de las personas que intervengan, de su significado, de su valor sentimental o del esfuerzo que hayan supuesto.

El exceso de regalos impide disfrutar

PEQUEÑOS DECIDEN JUGETES PARA REYES. Efesalud.com

EFE/JESUS DIGES.

El psicólogo Alberto Soler coincide en señalar que, “a veces, los niños se juntan con tantos regalos que acaban saturados, no saben a qué atender y cada regalo adicional lo que hace es devaluar el resto”.

Soler subraya que el exceso les impide disfrutar verdaderamente de nada porque no pueden prestar atención a todo y tienen que dejar de lado algunas cosas.

Por ello, destaca, “lo importante es que haya coordinación en la familia, que haya comunicación, que haya una negociación y que haya un acuerdo sobre quién hace qué tipo de regalos para evitar la saturación”.

Además de juguetes u objetos para llevar al colegio, se pueden regalar experiencias, sensaciones y planes, como entradas para un espectáculo o una merienda con los tíos o los abuelos, sugiere Soler.

Para los más pequeños, aconseja los juegos de construcción o los puzzles, porque estimulan su creatividad, y aboga por introducir lo más tarde posible los juegos electrónicos o informáticos.

En el caso de los adolescentes, indica, cuando se trata del primer dispositivo tecnológico, “nunca jamás se debe regalar sin que venga acompañado de un contrato con los padres, en el cual se estipule cuándo se puede utilizar, bajo qué condiciones y en qué momento se puede llegar a perder temporal o definitivamente el derecho de uso de ese dispositivo”.

“No pasa nada porque un niño tarde un poco más que sus amigos en tener un teléfono o una ‘tablet’. No se va a traumatizar y quizás va a aprender a disfrutar de otras cosas”, remarca el psicólogo.

Ambos consideran que un libro es un regalo “fantástico” porque “hay mil opciones, favorece el desarrollo de la imaginación y la adquisición de velocidad lectora”.

En el caso de los niños más pequeños que no saben leer, un libro implica compartir tiempo con sus padres, con sus abuelos o con otros familiares.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?