tecnología

Un joven de Uganda logra tener una mano gracias a una prótesis impresa 3D

Dos voluntarios de la ONG “África Directo” han diseñado una prótesis médica con una impresora 3D que ha permitido a un joven de Uganda, Isaac, que nació con una malformación congénita en su mano izquierda, tener una con la que poder beber, coger cosas e incluso conducir

Otras noticias

Isaac muestra la prótesis en su mano izquierda/Foto facilitada por BQIsaac muestra la prótesis en su mano izquierda/Foto facilitada por BQ

Los dos voluntarios de esta ONG de ayuda al desarrollo, Santiago y Eduardo, descubrieron el potencial de la impresión 3D en el proyecto “Enabling the future” (Permitiendo el futuro), una web que facilita información para construir dispositivos de asistencia en esta tecnología para crear prótesis de manos y brazos.

Santiago y Eduardo, jóvenes españoles que viven en Madrid, han utilizado una impresora 3D, una Witbox de la empresa de tecnología BQ, entidad que les ha asesorado en este proceso.

Tras descubrir el potencial de esta impresión, los dos voluntarios de “África Directo” decidieron crear prótesis para ayudar a niños ugandeses con discapacidades.

Su iniciativa ha permitido que un joven ugandés, Isaac, de 18 años, pueda coger cosas con la mano impresa en 3D, algo que nunca imaginó; incluso, ha empezado una formación profesional para ser mecánico.

Eduardo ha explicado a EFE que, después de elaborar tres o cuatro modelos, llegaron al que utiliza hoy Isaac: “Una maravilla de mano funcional donde la motricidad es completa; nos falta desarrollar un poco la motricidad fina, como escribir o usar un destornillador, pero en las prótesis de alto coste también resulta complicado. Precisamente en prótesis caras tampoco está tan conseguido”.

Además de la ayuda a este joven ugandés, Santiago y Eduardo están trabajando con otras personas, como Felicia, una chica de Malaui que perdió sus brazos en un accidente de tráfico.

El éxito, informan a EFE ambos jóvenes, les ha animado a lanzar la web “Trucos optimistas”, con el objetivo de compartir el conocimiento sobre la impresión 3D en el ámbito de la discapacidad física y extender el proyecto por todo el mundo.

Imagen de una impresora como la utilizada por Santiago y Eduardo para fabricar la prótesis de Isaac/Foto facilitada por BQ

“La impresión 3D te permite diseñar una mano a bajo coste y hacerla en el terreno. Te permite crear, crear y crear”, asegura Eduardo.

Este joven explica el objetivo de “Trucos optimistas”: “La idea es crear una comunidad entre los que han ideado los diseños y los que los necesitan. Pueden ser para aquellos a quienes les falta un miembro pero también, por ejemplo, para personas mayores a las que les tiembla mucho la mano y necesitan una solución para abrir una puerta”.

La impresión 3D es una tecnología real de bajo coste que puede ofrecer soluciones a problemas complejos, como el caso de Isaac, y que puede aplicarse a otros ámbitos, señalan sus impulsores.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Profesionales

imagen

imagen

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.
salud_gif_300x90

Los dos voluntarios de esta ONG de ayuda al desarrollo, Santiago y Eduardo, descubrieron el potencial de la impresión 3D en el proyecto “Enabling the future” (Permitiendo el futuro), una web que facilita información para construir dispositivos de asistencia en esta tecnología para crear prótesis de manos y brazos.

Santiago y Eduardo, jóvenes españoles que viven en Madrid, han utilizado una impresora 3D, una Witbox de la empresa de tecnología BQ, entidad que les ha asesorado en este proceso.

Tras descubrir el potencial de esta impresión, los dos voluntarios de “África Directo” decidieron crear prótesis para ayudar a niños ugandeses con discapacidades.

Su iniciativa ha permitido que un joven ugandés, Isaac, de 18 años, pueda coger cosas con la mano impresa en 3D, algo que nunca imaginó; incluso, ha empezado una formación profesional para ser mecánico.

Eduardo ha explicado a EFE que, después de elaborar tres o cuatro modelos, llegaron al que utiliza hoy Isaac: “Una maravilla de mano funcional donde la motricidad es completa; nos falta desarrollar un poco la motricidad fina, como escribir o usar un destornillador, pero en las prótesis de alto coste también resulta complicado. Precisamente en prótesis caras tampoco está tan conseguido”.

Además de la ayuda a este joven ugandés, Santiago y Eduardo están trabajando con otras personas, como Felicia, una chica de Malaui que perdió sus brazos en un accidente de tráfico.

El éxito, informan a EFE ambos jóvenes, les ha animado a lanzar la web “Trucos optimistas”, con el objetivo de compartir el conocimiento sobre la impresión 3D en el ámbito de la discapacidad física y extender el proyecto por todo el mundo.

Imagen de una impresora como la utilizada por Santiago y Eduardo para fabricar la prótesis de Isaac/Foto facilitada por BQ

“La impresión 3D te permite diseñar una mano a bajo coste y hacerla en el terreno. Te permite crear, crear y crear”, asegura Eduardo.

Este joven explica el objetivo de “Trucos optimistas”: “La idea es crear una comunidad entre los que han ideado los diseños y los que los necesitan. Pueden ser para aquellos a quienes les falta un miembro pero también, por ejemplo, para personas mayores a las que les tiembla mucho la mano y necesitan una solución para abrir una puerta”.

La impresión 3D es una tecnología real de bajo coste que puede ofrecer soluciones a problemas complejos, como el caso de Isaac, y que puede aplicarse a otros ámbitos, señalan sus impulsores.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?