NEUMOLOGÍA

La contaminación tabáquica del feto y del bebé

El doctor Julio Ancochea Bermúdez, jefe del Servicio de Neumología del Hospital de La Princesa de Madrid, reflexiona en voz alta, con su voz radiofónica, acerca de “los graves perjuicios que causa el humo del tabaco en la salud del feto”, ya sea por la fuerte adicción de la futura madre a los cigarrillos -un 60% de las mujeres fumadoras no abandona el hábito nicótico durante el embarazo- o por la baja o nula percepción de los riesgos para el bebé inherentes al veneno tabáquico

Según cuenta una leyenda de origen popular, un estudiante de la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, fundada en 1218, y por la que han pasado pensadores como Fray Luis de León o Miguel de Unamuno, le pidió a un barquero que le cruzase gratis el río Tormes para poder entrar en la ciudad a un precio más económico. El barquero, sin pensárselo dos veces, solo le puso una condición: tenía que contarle tres verdades incuestionables durante el trayecto.

El estudiante, muy pícaro, aceptó el reto y predicó su trío de verdades desde la proa de la embarcación: “Pan duro, duro, más vale duro que no ninguno”… “Verdad es” -dijo el barquero-. “Zapato malo, malo, más vale en el pie que no en la mano”… “cierto” -reconoció-. “Si pasas el río a todos como a mí, dime, barquero, ¿qué haces aquí?”… “Esta es una gran verdad y una gran lección” -razonó el barquero.

¿Y cuáles son las evidencias como puños de los efectos del humo del tabaco en la salud presente y futura del feto y del bebé?, pregunta el doctor Ancochea a la doctora Tamara Alonso Pérez, especialista en neumología y otros trastornos respiratorios de su mismo hospital capitalino.

Mujer fumando un cigarrillo.

Mujer fumando un cigarrillo. EFE Televisión

“La incorporación masiva de las mujeres al hábito tabáquico en la década de los setenta dio lugar a un aumento significativo de las enfermedades respiratorias en este género, y son numerosos los estudios que indican que puede existir una mayor susceptibilidad al tabaco en mujeres, determinada por factores anatómicos, genéticos y hormonales“, responde.

“En nuestro país, por ejemplo, entre un 30% y un 40% de las mujeres son fumadoras activas cuando se quedan embarazadas y solo un 40% de ellas abandona el hábito tabáquico al inicio de la gestación -continúa-; en muchos casos, además, reinician el consumo tras el parto. La baja percepción del riesgo para la salud y su propia adicción se encuentran entre los factores que mantienen esa altísima prevalencia”.

Diferentes estudios científicos demuestran que el consumo activo de tabaco durante la gestación y la exposición materna al humo del tabaco ambiental suponen un riesgo para la salud del feto y del recién nacido, pero también puede afectar a su desarrollo físico y psíquico a lo largo de la infancia.

En el humo de tabaco se encuentran múltiples toxinas, hasta 4.000 sustancias malignas, entre las que destacan el monóxido de carbono, el cadmio o la nicotina.

“Los recién nacidos de las gestantes expuestas al humo, tanto de forma activa como pasiva, presentan un menor peso al nacer que los bebés de las madres no fumadoras, así como una reducción en la altura y en otras medidas antropométricas de su constitución corporal”, dice la doctora Alonso.

“Esto se debe fundamentalmente a las alteraciones en el desarrollo de la placenta y su función de transporte de nutrientes. También, a los efectos tóxicos provocados por la nicotina sobre el metabolismo hormonal, como la leptina -inhibidor del apetito-“, explica.

Un bebé toma leche materna.

Un bebé toma leche materna. EFE Televisión

Además, las gestantes expuestas al humo del tabaco tienen mayor riesgo de tener un parto prematuro.

“Un estudio llevado publicado en 2014 por la revista española Medicina Clínica, valoró que este riesgo es seis veces mayor en las embarazadas expuestas. Aunque el mecanismo biológico no esté definido claramente, se postula que estaría relacionado con la vasoconstricción inducida por la nicotina, patología que alteraría a su vez la integridad de las membranas amnióticas y ocasionaría una rotura prematura del saco que cubre al embrión”, indica.

Por si fuera poco, el consumo de tabaco durante la gestación aumenta el riesgo de aborto espontáneo, de muerte súbita del lactante, de síndrome neonatal de abstinencia por nicotina y se puede asociar a deficiencias cognitivas y trastornos de la conducta en la etapa infantil.

Para más inri, el doctor Julio Ancochea añade a esta serie de males nicóticos que el origen de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tanto en adolescentes como en adultos jóvenes, podría estar relacionado con la displasia broncopulmonar (DBP), trastorno que afecta a bebés que necesitaron un respirador al nacer o que nacieron de forma prematura.

El neumólogo jefe de La Princesa espera con verdadero interés las recomendaciones del estudio GEIDIS en esta patología, dirigido por el doctor Manuel Sánchez Luna, que se inició a principios del 2016 y en el que participan 69 hospitales españoles.

Ni fumar ni vivir rodeada de humo

Entonces, ¿qué medidas de urgencia pueden tomar las mujeres embarazadas y su entorno más cercano para evitar estos riesgos “tan documentados”?, cuestiona el doctor.

“Evitar la exposición fetal a las sustancias tóxicas del humo del tabaco con dos medidas complementarias: las mujeres embarazadas deben abandonar su consumo de cigarrillos y debemos proteger de forma efectiva a todas las gestantes contra el humo de tabaco ambiental“, asevera la doctora Tamara Alonso con absoluta convicción.

Si se interrumpe el hábito tabáquico al inicio de la gestación se corrigen los efectos perjudiciales sobre el feto y el recién nacido, por lo que es prioritario establecer estrategias que favorezcan el abandono del consumo, al menos, durante el embarazo.

“Estas estrategias incluyen el consejo médico, siempre inteligente y vital, que puede complementarse con terapias sustitutivas con nicotina en aquellos casos de mayor dependencia, ya que este tratamiento conlleva una exposición a cantidades muy pequeñas y constantes de esta sustancia y evita otros componentes tóxicos del tabaco”, informa para concluir la neumóloga.

Ser constantes, positivos y no dejarse vencer por la adversidad tabáquica llevan al doctor Ancochea a mostrar la poderosa sonrisa y la alegría de otra neumóloga de su equipo, la doctora Rosa Mar Gómez-Punter, una mujer embarazada de 22 semanas que ya es madre de otro pequeñín.

Le pide que comparta su valoración sobre los perjuicios de fumar durante la maternidad, una opinión “muy importante” en este reportaje informativo y divulgativo.

“Hay que dejar de fumar cuanto antes, y si realmente te estás planteando quedarte embarazada, deja de fumar ya; así evitas cualquier riesgo desde el minuto cero de la gestación. A partir de ahí mantente sin fumar después del parto y durante toda la maternidad, ya que l@s niñ@s pequeñ@s tienen problemas respiratorios asociados al humo del tabaco que respiran. Son fumadores pasivos“.

La Dra. Tamara Alonso (izq.), el Dr. Julio Ancochea y la Dra. Rosa Mar.

La Dra. Tamara Alonso (izq.), el Dr. Julio Ancochea y la Dra. Rosa Mar. EFE/GRB

En definitiva, “todos estamos de acuerdo, ¿no?”, lanza a los cuatro vientos el doctor Ancochea. Para tod@s l@s neumólog@s del mundo “es prioritario que la gente deje de fumar porque merece la pena, mucho más si lo hace una futura madre, la mujer embarazada… y merece mucho más la pena para su bebé”.

El tabaquismo se considera la principal causa de morbimortalidad evitable en nuestra sociedad y la prevención del consumo activo y de la exposición al humo de tabaco ambiental son objetivos prioritarios de las políticas de salud pública.

Con motivo del Día Mundial de la lucha contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el 16 de noviembre, el mensaje final del doctor Julio Ancochea solo se puede decir a pleno pulmón: “Vive el milagro de dar vida a la vida de tu hija o de tu hijo, nada más y nada menos”.

avatar
Sobre nosotros

Nací en Santa Cruz de Tenerife y me eduqué en Madrid hasta licenciarme en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense. Luego aprendí la profesión periodística en EFE Televisión, un medio de comunicación que me permitió trabajar para Telemadrid, Tele 5, TVE, Antena 3 y otras muchas televisiones locales, nacionales e internacionales. Más tarde me responsabilicé de TVEFE, una sección informativa dedicada a elaborar vídeos de noticias con locución para medios que publican sus ediciones a través de internet, tanto en España, como en toda Latinoamérica, Brasil, EE.UU. y otros muchos lugares del mundo. Ahora sigo aprendiendo a contar historias y elaboro reportajes multimedia en http://www.efesalud.com, una web interactiva que pretende llegar al corazón de tod@s vosotr@s.

Esp.Informat_CáncerMama_Botón

Cáncer de mama

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.
salud_gif_300x90

Según cuenta una leyenda de origen popular, un estudiante de la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, fundada en 1218, y por la que han pasado pensadores como Fray Luis de León o Miguel de Unamuno, le pidió a un barquero que le cruzase gratis el río Tormes para poder entrar en la ciudad a un precio más económico. El barquero, sin pensárselo dos veces, solo le puso una condición: tenía que contarle tres verdades incuestionables durante el trayecto.

El estudiante, muy pícaro, aceptó el reto y predicó su trío de verdades desde la proa de la embarcación: “Pan duro, duro, más vale duro que no ninguno”… “Verdad es” -dijo el barquero-. “Zapato malo, malo, más vale en el pie que no en la mano”… “cierto” -reconoció-. “Si pasas el río a todos como a mí, dime, barquero, ¿qué haces aquí?”… “Esta es una gran verdad y una gran lección” -razonó el barquero.

¿Y cuáles son las evidencias como puños de los efectos del humo del tabaco en la salud presente y futura del feto y del bebé?, pregunta el doctor Ancochea a la doctora Tamara Alonso Pérez, especialista en neumología y otros trastornos respiratorios de su mismo hospital capitalino.

Mujer fumando un cigarrillo.

Mujer fumando un cigarrillo. EFE Televisión

“La incorporación masiva de las mujeres al hábito tabáquico en la década de los setenta dio lugar a un aumento significativo de las enfermedades respiratorias en este género, y son numerosos los estudios que indican que puede existir una mayor susceptibilidad al tabaco en mujeres, determinada por factores anatómicos, genéticos y hormonales“, responde.

“En nuestro país, por ejemplo, entre un 30% y un 40% de las mujeres son fumadoras activas cuando se quedan embarazadas y solo un 40% de ellas abandona el hábito tabáquico al inicio de la gestación -continúa-; en muchos casos, además, reinician el consumo tras el parto. La baja percepción del riesgo para la salud y su propia adicción se encuentran entre los factores que mantienen esa altísima prevalencia”.

Diferentes estudios científicos demuestran que el consumo activo de tabaco durante la gestación y la exposición materna al humo del tabaco ambiental suponen un riesgo para la salud del feto y del recién nacido, pero también puede afectar a su desarrollo físico y psíquico a lo largo de la infancia.

En el humo de tabaco se encuentran múltiples toxinas, hasta 4.000 sustancias malignas, entre las que destacan el monóxido de carbono, el cadmio o la nicotina.

“Los recién nacidos de las gestantes expuestas al humo, tanto de forma activa como pasiva, presentan un menor peso al nacer que los bebés de las madres no fumadoras, así como una reducción en la altura y en otras medidas antropométricas de su constitución corporal”, dice la doctora Alonso.

“Esto se debe fundamentalmente a las alteraciones en el desarrollo de la placenta y su función de transporte de nutrientes. También, a los efectos tóxicos provocados por la nicotina sobre el metabolismo hormonal, como la leptina -inhibidor del apetito-“, explica.

Un bebé toma leche materna.

Un bebé toma leche materna. EFE Televisión

Además, las gestantes expuestas al humo del tabaco tienen mayor riesgo de tener un parto prematuro.

“Un estudio llevado publicado en 2014 por la revista española Medicina Clínica, valoró que este riesgo es seis veces mayor en las embarazadas expuestas. Aunque el mecanismo biológico no esté definido claramente, se postula que estaría relacionado con la vasoconstricción inducida por la nicotina, patología que alteraría a su vez la integridad de las membranas amnióticas y ocasionaría una rotura prematura del saco que cubre al embrión”, indica.

Por si fuera poco, el consumo de tabaco durante la gestación aumenta el riesgo de aborto espontáneo, de muerte súbita del lactante, de síndrome neonatal de abstinencia por nicotina y se puede asociar a deficiencias cognitivas y trastornos de la conducta en la etapa infantil.

Para más inri, el doctor Julio Ancochea añade a esta serie de males nicóticos que el origen de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tanto en adolescentes como en adultos jóvenes, podría estar relacionado con la displasia broncopulmonar (DBP), trastorno que afecta a bebés que necesitaron un respirador al nacer o que nacieron de forma prematura.

El neumólogo jefe de La Princesa espera con verdadero interés las recomendaciones del estudio GEIDIS en esta patología, dirigido por el doctor Manuel Sánchez Luna, que se inició a principios del 2016 y en el que participan 69 hospitales españoles.

Ni fumar ni vivir rodeada de humo

Entonces, ¿qué medidas de urgencia pueden tomar las mujeres embarazadas y su entorno más cercano para evitar estos riesgos “tan documentados”?, cuestiona el doctor.

“Evitar la exposición fetal a las sustancias tóxicas del humo del tabaco con dos medidas complementarias: las mujeres embarazadas deben abandonar su consumo de cigarrillos y debemos proteger de forma efectiva a todas las gestantes contra el humo de tabaco ambiental“, asevera la doctora Tamara Alonso con absoluta convicción.

Si se interrumpe el hábito tabáquico al inicio de la gestación se corrigen los efectos perjudiciales sobre el feto y el recién nacido, por lo que es prioritario establecer estrategias que favorezcan el abandono del consumo, al menos, durante el embarazo.

“Estas estrategias incluyen el consejo médico, siempre inteligente y vital, que puede complementarse con terapias sustitutivas con nicotina en aquellos casos de mayor dependencia, ya que este tratamiento conlleva una exposición a cantidades muy pequeñas y constantes de esta sustancia y evita otros componentes tóxicos del tabaco”, informa para concluir la neumóloga.

Ser constantes, positivos y no dejarse vencer por la adversidad tabáquica llevan al doctor Ancochea a mostrar la poderosa sonrisa y la alegría de otra neumóloga de su equipo, la doctora Rosa Mar Gómez-Punter, una mujer embarazada de 22 semanas que ya es madre de otro pequeñín.

Le pide que comparta su valoración sobre los perjuicios de fumar durante la maternidad, una opinión “muy importante” en este reportaje informativo y divulgativo.

“Hay que dejar de fumar cuanto antes, y si realmente te estás planteando quedarte embarazada, deja de fumar ya; así evitas cualquier riesgo desde el minuto cero de la gestación. A partir de ahí mantente sin fumar después del parto y durante toda la maternidad, ya que l@s niñ@s pequeñ@s tienen problemas respiratorios asociados al humo del tabaco que respiran. Son fumadores pasivos“.

La Dra. Tamara Alonso (izq.), el Dr. Julio Ancochea y la Dra. Rosa Mar.

La Dra. Tamara Alonso (izq.), el Dr. Julio Ancochea y la Dra. Rosa Mar. EFE/GRB

En definitiva, “todos estamos de acuerdo, ¿no?”, lanza a los cuatro vientos el doctor Ancochea. Para tod@s l@s neumólog@s del mundo “es prioritario que la gente deje de fumar porque merece la pena, mucho más si lo hace una futura madre, la mujer embarazada… y merece mucho más la pena para su bebé”.

El tabaquismo se considera la principal causa de morbimortalidad evitable en nuestra sociedad y la prevención del consumo activo y de la exposición al humo de tabaco ambiental son objetivos prioritarios de las políticas de salud pública.

Con motivo del Día Mundial de la lucha contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el 16 de noviembre, el mensaje final del doctor Julio Ancochea solo se puede decir a pleno pulmón: “Vive el milagro de dar vida a la vida de tu hija o de tu hijo, nada más y nada menos”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?