DERMATOLOGÍA

El mal olor tiene nombre y solución: Bromhidrosis

Admitir el problema es lo primero y después, acudir al dermatólogo para solucionarlo. La bromhidrosis es una enfermedad relacionada con las glándulas apocrinas que causa un mal olor imposible de disimular. Si crees que puedes tenerla, presta atención a las opciones para acabar con el problema.

El mal olor tiene nombre y solución: Bromhidrosis

No es falta de higiene. Eso es lo primero que aclara Manuel Fernández, dermatólogo del grupo Pedro Jaén, al hablar de la bromhidrosis, enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres y que puede ser todo un problema para la autoestima y las relaciones sociales ya que causa un mal olor.

En realidad, según explica el experto, la afección es causada por un mal funcionamiento de las glándulas apocrinas,  localizadas principalmente en las axilas, pies, genitales y el pecho.

“No es que se produzca más sudor. Lo que ocurre es que la secreción de estas glándulas tiene ceramidas distintas a las del resto de la población. Cuando ese sudor entra en contacto con las bacterias que todos tenemos en la piel, la descomposición produce amonio y ácido graso, lo que genera el fuerte olor”, señala Manuel Fernandez.

Las causas del mal olor

mal olor

Bromhidrosis EFE/EPA/Lucas Dolega

De acuerdo con el médico, se cree que la bromhidrosis tiene un origen genético, sin embargo, también puede ser causado por algunas otras enfermedades, que deben ser descartadas desde el momento en el que el paciente llega a consulta.

“Puede estar siendo generado por causas metabólicas, por ejemplo la diabetes; enfermedades de tiroides, alteraciones en la glándula suprarrenal, entre otras. También hay fármacos que lo producen como algunos antidepresivos”, apunta Manuel Fernández.

Otro factor que contribuye a que el olor se intensifique es el de la alimentación y, según señala el especialista, es importante alejarse de tóxicos como el alcohol y el tabaco, así como de las especias, la cebolla o el ajo.

Un síntoma, varias soluciones

La bromhidrosis se puede presentar a partir de los 15 años, edad en la que comienzan a funcionar las glándulas apocrinas y no desaparece nunca, aunque en las mujeres suele disminuir después de la menopausia.

Se distingue por el olor característico a sudor pero intensificado de tal forma que no se puede esconder. Lo bueno es que tiene trucos que no intentan disfrazar el olor, si no acabar con él por completo.

“El paciente debe usar jabones que llevan germicidas en su composición para eliminar las bacterias de la piel y que en definitiva son las que descomponen el sudor. Además, también se recomiendan antibióticos tópicos en lugar de cremas hidratantes”, comenta el experto.

El médico recomiendan la depilación, tanto en hombres como en mujeres, pues el vello contribuye a que haya más producción de sudor. Además, si la persona practica algún deporte, debe optar por un antitranspirante potente y que contenga cloruro de aluminio al 20%.

Los casos más intensos

En ocasiones, los remedios anteriores no son suficientes. Una de las razones es que la bromhidrosis esté acompañada de hiperhidrosis (exceso de sudor). Si es el caso, el dermatólogo recomienda un tratamiento con toxina botulínica o bótox, para detener la producción de sudor.

Otra opción es la cirugía aunque, como el mismo experto aclara, ésta solo se utiliza cuando el resto de los tratamientos no han dado resultado ya que deja cicatrices y es un tanto agresiva.

“Se hace una especie de liposucción justo debajo de la piel y se eliminan las glándulas para que, de esta forma, la persona deje de sudar por completo”, detalla.

Por último, hay que recalcar que la bromhidrosis no es cuestión de higiene, sino de salud y por lo tanto, se debe acudir a un especialista para que ayude a tener una vida normal sin la preocupación y la incomodidad del mal olor.

.-Efesalud

Etiquetado con:
Publicado en: Enfermedades

Esp.Informat_CáncerMama_Botón

Cáncer de mama

Los niños de San Rafael

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.

El Hospital San Rafael de Madrid inauguró a finales de 2013 la nueva decoración de su cuarta planta de hospitalización pediátrica. Surgió entonces la idea de instalar pizarras en cada una de las puertas de las habitaciones, donde cada niño o niña pudiera customizar su entorno y dar rienda suelta a su imaginación y creatividad con el fin de enviar mensajes positivos a todos los profesionales, familiares, amigos y otros pacientes que compartieran in situ su experiencia hospitalaria.
salud_gif_300x90

No es falta de higiene. Eso es lo primero que aclara Manuel Fernández, dermatólogo del grupo Pedro Jaén, al hablar de la bromhidrosis, enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres y que puede ser todo un problema para la autoestima y las relaciones sociales ya que causa un mal olor.

En realidad, según explica el experto, la afección es causada por un mal funcionamiento de las glándulas apocrinas,  localizadas principalmente en las axilas, pies, genitales y el pecho.

“No es que se produzca más sudor. Lo que ocurre es que la secreción de estas glándulas tiene ceramidas distintas a las del resto de la población. Cuando ese sudor entra en contacto con las bacterias que todos tenemos en la piel, la descomposición produce amonio y ácido graso, lo que genera el fuerte olor”, señala Manuel Fernandez.

Las causas del mal olor

mal olor

Bromhidrosis EFE/EPA/Lucas Dolega

De acuerdo con el médico, se cree que la bromhidrosis tiene un origen genético, sin embargo, también puede ser causado por algunas otras enfermedades, que deben ser descartadas desde el momento en el que el paciente llega a consulta.

“Puede estar siendo generado por causas metabólicas, por ejemplo la diabetes; enfermedades de tiroides, alteraciones en la glándula suprarrenal, entre otras. También hay fármacos que lo producen como algunos antidepresivos”, apunta Manuel Fernández.

Otro factor que contribuye a que el olor se intensifique es el de la alimentación y, según señala el especialista, es importante alejarse de tóxicos como el alcohol y el tabaco, así como de las especias, la cebolla o el ajo.

Un síntoma, varias soluciones

La bromhidrosis se puede presentar a partir de los 15 años, edad en la que comienzan a funcionar las glándulas apocrinas y no desaparece nunca, aunque en las mujeres suele disminuir después de la menopausia.

Se distingue por el olor característico a sudor pero intensificado de tal forma que no se puede esconder. Lo bueno es que tiene trucos que no intentan disfrazar el olor, si no acabar con él por completo.

“El paciente debe usar jabones que llevan germicidas en su composición para eliminar las bacterias de la piel y que en definitiva son las que descomponen el sudor. Además, también se recomiendan antibióticos tópicos en lugar de cremas hidratantes”, comenta el experto.

El médico recomiendan la depilación, tanto en hombres como en mujeres, pues el vello contribuye a que haya más producción de sudor. Además, si la persona practica algún deporte, debe optar por un antitranspirante potente y que contenga cloruro de aluminio al 20%.

Los casos más intensos

En ocasiones, los remedios anteriores no son suficientes. Una de las razones es que la bromhidrosis esté acompañada de hiperhidrosis (exceso de sudor). Si es el caso, el dermatólogo recomienda un tratamiento con toxina botulínica o bótox, para detener la producción de sudor.

Otra opción es la cirugía aunque, como el mismo experto aclara, ésta solo se utiliza cuando el resto de los tratamientos no han dado resultado ya que deja cicatrices y es un tanto agresiva.

“Se hace una especie de liposucción justo debajo de la piel y se eliminan las glándulas para que, de esta forma, la persona deje de sudar por completo”, detalla.

Por último, hay que recalcar que la bromhidrosis no es cuestión de higiene, sino de salud y por lo tanto, se debe acudir a un especialista para que ayude a tener una vida normal sin la preocupación y la incomodidad del mal olor.

.-Efesalud

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Login

Registro | Contraseña perdida?