Inicio / Enfermedades / Migraña: La mitad de los pacientes se automedican sin receta

Migraña: La mitad de los pacientes se automedican sin receta

Día Europeo de Acción contra la Migraña, 12 de septiembre, una enfermedad muy incapacitante considerada por la OMS como una de las diez principales causas de discapacidad. Seguir un tratamiento y seguimiento adecuado, así como consultar con el neurólogo cuando el dolor de cabeza se acompañe de algún síntoma no habitual, son algunas de las claves para lograr mejorar la calidad de vida

Migraña: La mitad de los pacientes se automedican sin receta
Infografía de la zona de donde suele partir una cefalea o migraña. Foto: Bayer Health Carte

En España la migraña afecta, según los últimos estudios, a aproximadamente un 12,6% de la población, lo que supone más de 5 millones de afectados, de los cuales 1,5 millones la sufren de forma crónica, es decir, experimentan dolor de cabeza más de 15 días al mes.

Además, es una enfermedad muy incapacitante. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), más de un 70% de los pacientes con migraña presentan una discapacidad grave y un 14% una discapacidad moderada. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la migraña como una de las diez principales causas de discapacidad.

La doctora Patricia Pozo Rosich, coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología, destaca que “a pesar de su prevalencia y de la discapacidad que provoca, continúa siendo una enfermedad mal tratada y poco diagnosticada”.

“Muchos pacientes se conforman con la enfermedad que padecen, no saben que existen buenas opciones de tratamiento o incluso no acuden al especialista adecuado, lo que hace que la migraña sea una de las enfermedades por las que los españoles más se automedican”.

Se calcula que alrededor de la mitad de los pacientes con migraña se automedican con analgésicos sin receta. Este hecho, unido a la falta de diagnóstico y tratamiento, así como a otros factores como el sobrepeso, la depresión o los trastornos del sueño, provoca que, cada año, un 3% de los pacientes con migraña cronifiquen su enfermedad y que un 6 por ciento pase a tener una migraña episódica de baja frecuencia a una de alta frecuencia.

Migraña
La migraña es un dolor de cabeza incapacitante que obliga a sus pacientes a buscar diferentes tratamientos para soportarla. EFE/JOSE COELHO

Según el estudio PRIMERA, realizado por el Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, solo un 17% utiliza una medicación correcta para el tratamiento sintomático de las crisis de migraña y aproximadamente un 25% de los pacientes que consultan por migraña necesitan tratamiento preventivo, aunque solo un 5% lo recibe.

“Al ser una enfermedad de difícil manejo, que precisa realizar de forma frecuente ajustes en el tratamiento, es necesario realizar el seguimiento de esta enfermedad de forma adecuada. Sin embargo, un 53% de los pacientes que consultan con un médico, abandonan el seguimiento“, explica la Doctora Pozo.

Por otro lado, “la adhesión al tratamiento por parte de los pacientes es baja. Se estima que un 24% de los pacientes con migraña episódica y un 40,8% de los pacientes con migraña crónica aplican el tratamiento de manera discontinúa. Y esto es fundamental para evitar que la enfermedad empeore y, precisamente, que no se abuse de la medicación”, sostiene la doctora.

Aunque la migraña puede empezar a cualquier edad, incide sobre todo en la edad de mayor productividad personal y profesional, de los 25 a los 55 años, con el coste familiar y laboral que supone. La migraña impacta en la vida personal, familiar, laboral y social de las personas que la padecen, pero también supone una gran carga económica.

Según la SEN, el impacto económico anual estimado es de 1.838 millones de euros al año; el coste estimado por paciente activo es de 730 euros anuales, perdiéndose aproximadamente 16,16 días al año de trabajo, siendo estos costes indirectos mayores que los costes directos derivados por la enfermedad.

Además, los pacientes con migraña crónica consumen cuatro veces más recursos que los pacientes con migraña episódica, consultan dos veces más al médico de atención primaria y tres veces más al neurólogo o experto en cefaleas.

Las consultas de pacientes con migraña crónica suponen un 4-6% de las consultas totales de una consulta de neurología general y entre el 11-20% de las consultas por cefalea. Un 40% de los pacientes visitados sufren una cefalea por abuso de medicación analgésica.

“Casi todos los pacientes que sufren migraña pueden mejorar su calidad de vida si se tiene un diagnóstico, un tratamiento y un seguimiento adecuado. Desde la SEN recomendamos consultar con el neurólogo cuando, al menos, se produzca un cambio en frecuencia o intensidad del dolor de cabeza, cuando el tratamiento pierda eficacia o cuando el dolor de cabeza se acompañe de algún síntoma no habitual”, resume la doctora.

Migraña crónica, más de 800.000 afectados

Migraña
La migraña es una de las variedades más frecuentes de cefaleas primarias. Diagrama elaborado por midolordecabeza.org

La migraña crónica, que afecta a más de 800.000 personas en España, se asocia al trastorno bipolar, crisis de pánico, fibromialgia, vértigo recurrente e incrementa el riesgo vascular.

Por su parte, la doctora Margarita Sánchez del Río, directora del Programa de Cefaleas del Hospital Ruber Internacional de Madrid, explica que la mitad de los pacientes con migraña crónica suele reportar somnolencia diurna. “Esta somnolencia -apunta- es aceptable al inicio del tratamiento durante una o dos semanas de adaptación al fármaco, pero si se prolonga más se debe plantear un cambio de medicación”.

“Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, un solo fármaco no produce este efecto, pero si la combinación de varios tratamientos que pueda tomar el paciente para otras dolencias frecuentes como la depresión o la ansiedad”, señala esta neuróloga.

Por último, la doctora Sánchez del Río hace hincapié en que la prevalencia de migraña crónica ha crecido en la última década y se espera que siga aumentando. “La presencia de sobrepeso, la vida sedentaria, el aumento del estrés y como consecuencia, la depresión y la ansiedad, van a favorecer que los pacientes que tienen una predisposición genética a padecer migrañas lo hagan de forma crónica”, concluye.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies