Inicio / Nutrición / Los nutrientes de la leche no son sustituibles por otras bebidas de origen vegetal

Los nutrientes de la leche no son sustituibles por otras bebidas de origen vegetal

Con motivo del Día Mundial de la Leche, la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) han presentado un informe denominado “La leche como vehículo de salud en la población” que tiene el objetivo de concienciar a la población de que este alimento básico da lugar al estado y calidad de vida al que todo ser humano desea aspirar

Otras noticias

Los nutrientes de la leche no son sustituibles por otras bebidas de origen vegetal

La leche así como de sus derivados lácteos dentro de las cantidades diarias recomendadas supone la consecución de una balance nutricional que repercute de forma positiva en la salud y el bienestar de los seres humanos.

Este alimento básico contiene unas propiedades nutricionales distintas a las de otras bebidas de origen vegetal. Este planteamiento se recoge en un informe presentado por la Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT).

El informe detalla que más del 70% de la población no cubre las ingestas recomendadas de calcio, un mineral clave para el desarrollo y el fortalecimiento de los huesos, y apenas el 20% de la población española cubre las cantidades diarias recomendadas de ácidos grasos omega-3, esenciales, entre otras cosas, para el mantenimiento de una buena salud cardiovascular y un correcto desarrollo del sistema nervioso y cognitivo.

En este sentido, el presidente de la FEN y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo, Gregorio Varela,  y el presidente de la FINUT y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, Ángel Gil, han afirmado, al dar a conocer este trabajo, que el consumo recomendado se sitúa en torno a 2-4 raciones diarias de leche y de sus derivados lácteos, lo que equivale a entre 2 y 4 vasos.

Según los profesores, a través de diversos estudios han constatado que en las etapas en las que la población ha incrementado la toma de leche se confirma la mejora del estado de salud, así como, el aumento de la estatura.

La riqueza de las propiedades de la leche

La leche, al contrario que otras bebidas derivadas de vegetales, presenta una variedad nutricional muy rica porque contiene calcio, fósforo, magnesio, zinc, yodo, selenio y vitaminas A, D y del complejo B; presenta una cantidad muy alta de vitamina B12, matiza el profesor Gil.

Además, el presidente de la FINUT, resalta que la lactosa es el azúcar de la leche y se comporta como un hidrato de carbono que genera energía ejerciendo un efecto beneficioso en la absorción intestinal de calcio y magnesio.

Sin embargo, siempre hay una pequeña parte que no se absorbe y que llega a los últimos tramos del colon, y allí, una vez ha fermentado,  se originan las bacterias del ácido láctico que contribuyen a mantener un estado adecuado de la microbiota intestinal, “algo que no ocurre con otros alimentos”, señala Gil.

Cuanto más productos lácteos de bajo contenido graso se consumen hay menor riesgo de hipertensión. Hay bastantes estudios que han confirmado también una menor incidencia de diabetes tipo 2 y se debe a que la lactosa induce una respuesta de insulina menor.

No obstante, las grasas no son tan perjudiciales como se piensa porque “los ácidos grasos saturados son importantísimos para el ser humano porque suponen una fuente de energía”,  añade este nutricionista.

Además, atendiendo al tipo de leche por el que optemos tenemos los siguientes datos: la entera supone 65 kilocalorías, la  semidesnatada 48 y la desnatada 37; no obstante, la cantidad de proteínas puede oscilar de 3,1 a 3,9.

Asimismo, la leche parcial o totalmente desnatada y los lácteos de composición grasa adaptada suponen una mejora para contribuir a una adecuada alimentación y nutrición.

Tampoco hay que olvidar que la leche contiene una gran cantidad de agua que mantiene un buen estado de hidratación.

Infografía cedida por la FEN y la FINUT/EFE

 

El recorrido histórico de la leche

La leche es un producto básico consumido ya desde el neolítico y con el paso de los años ha ido adaptándose a las necesidades del consumidor gracias a los avances tecnológicos dentro de la industria lechera. Este es el recorrido histórico que desarrolla el profesor Ángel Gil:

  • Centrales lecheras: En los años 50 aparecieron las centrales lecheras en España y su obligatoriedad de higienización del producto en ciudades de más de 50.000 habitantes. Según Gil, este hecho, supuso un hito fundamental no tanto en relación a los aspectos nutricionales sino en cuanto a los aspectos de seguridad; se redujeron muchas enfermedades, entre ellas la tuberculosis.
  • Pasteurización y esterilización: En los años 70 y 80 se desarrollaron los procesos de pasteurización y de esterilización a altas temperaturas lo que ha permitido llevar la leche a poblaciones más lejanas en las que ya se higienizaba. Se aprecia una incidencia notable en la disminución de la desnutrición, así como en la mejora del crecimiento y desarrollo de la población.
  • Leche desnatada y semidesnatada: A mitad de los años 70 empiezan a aparecer las leches desnatadas y semidesnatadas debido a la existencia de la preocupación por las ingestas excesivas de energía.
  • Leches de composición adaptada: Ya en el año 1978  aparecen las normas de la Sociedad Europea de Gastroenterología Hepatología y Nutrición Pediátrica que precisan que la importancia de la adaptación de las leches infantiles, concretamente, de las leches para lactantes. Este momento supone un hito en toda Europa y en España porque además aparecen las leches de composición adaptada a los requerimientos nutricionales de otro tipo de poblaciones.

La detección de la intolerancia a la lactosa ha mejorado

Según el presidente de la Finut, Ángel Gil, en España tenemos unos valores de intolerantes a la lactosa en torno al 20 por ciento; esto no significa que haya más ahora que hace 50 años.

Han mejorado los métodos de diagnóstico gracias a la aparición de técnicas como el test de aire espirado, capaz de diagnosticar fácilmente intolerancias tras la ingesta de un vaso de leche.

Además, Varela indica que gracias al I+D+i la industria láctea española es pionera a nivel europeo en poner en el mercado leches adaptadas con bajo o sin contenido en lactosa: “ahora mismo se puede consumir leche con todas sus propiedades nutricionales revisadas sin que haya problemas digestivos”.

El presidente de la FEN recomienda que los niños de uno a tres años tomen leche de composición adaptada aunque no al mismo nivel que las leches indicadas para niños de 6 a 12 meses.

Uno de los problemas más comunes y graves, suele ser la anemia en los niños que aparece después de la lactancia materna por lo que advierte que la leche suplementada con hierro tienen una incidencia positiva en el niño.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies