Inicio / Enfermedades / Glaucoma: el conocimiento es poder para prevenir la ceguera

Glaucoma: el conocimiento es poder para prevenir la ceguera

El glaucoma es la primera causa de ceguera evitable e irreversible en los países desarrollados. En su Día Mundial, el 12 de marzo, repasamos las claves de esta enfermedad que afecta al 2% de la población mundial, con especial atención a la prevención, ya que la pérdida de la visión puede llegar al 40% sin que los pacientes se den cuenta

Otras noticias

Glaucoma: el conocimiento es poder para prevenir la ceguera
“Así es como ha visto hoy esta imagen el millón de españoles afectados por glaucoma”. Imagen de muestra distribuida por Novartis con motivo de la Semana del Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular degenerativa que daña el nervio óptico, encargado de transmitir la información del ojo hasta el cerebro, produciéndose una pérdida gradual e irreversible de la visión, llegando a producir ceguera si no se trata. Se caracteriza por la pérdida de visión periférica, como si miráramos a través de un túnel y, en algunos casos, también central.

Se calcula que más de 60 millones de personas de entre 40 y 80 años padecen glaucoma en el mundo, y aproximadamente 4,5 millones han perdido totalmente la visión a causa de esta enfermedad.

Debido al envejecimiento de la población, la prevalencia sigue aumentando y se estima que para 2020, los diagnósticos en este grupo de edad alcancen los 76 millones y la ceguera afecte a 11,2 millones de personas.

En los países industrializados, se calcula que aproximadamente el 50% de los afectados por glaucoma no están diagnosticados, un dato que ha sido destacado por el doctor Julián García Feijoo, presidente de la Sociedad Española de Glaucoma (SEG), durante un encuentro con la prensa organizado por Novartis en Madrid.

Lo que debes saber sobre el glaucoma

“El glaucoma es una enfermedad que no presenta síntomas visuales evidentes ni dolor hasta que se llega a un estado avanzado”, explica García Feijoo.

glaucoma
De izquierda a derecha: Delfina Balonga, presidenta de AGAF; el profesor Julián García Feijoo, presidente de la SEG; y Josefina Lloret, Patient Advocacy Manager de Novartis España. Imagen cedida por Novartis

En la mayoría de los casos, la causa del glaucoma es un aumento de la presión intraocular, pero el motivo exacto es aún desconocido. Además, existen otros factores de riesgo a tener en cuenta:

  • Edad: al ser una enfermedad degenerativa, el riesgo aumenta con el paso del tiempo, especialmente en las personas mayores de 60 años.
  • Origen étnico: En los españoles, el más frecuente es el glaucoma de ángulo abierto, mientras que las personas asiáticas presentan mayor riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo cerrado.
  • Factores hereditarios: los antecedentes familiares pueden aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad. Hay un tipo de glaucoma, menos frecuente, que es congénito y constituye la principal causa de ceguera en la infancia.
  • Diabetes.
  • Lesiones del ojo: los traumatismos severos pueden dañar el canal de drenaje, aumentando la presión intraocular.
  • Otros factores están relacionados con la anatomía ocular, especialmente un grosor corneal reducido, y la apariencia del nervio óptico. Asimismo, un desprendimiento de retina, un tumor ocular o una inflamación también pueden inducir la enfermedad.

En cuanto al diagnóstico, se detecta a través de un examen ocular que incluye:

  • Test de agudeza visual.
  • Test de campo visual.
  • Examen del ojo dilatado con una lente de aumento especial para evaluar la salud del nervio óptico y la retina.
  • Tonometría, que mide la presión dentro del ojo.
  • Paquimetría, que mide el grosor de la córnea a través de un instrumento de ultrasonido.

Tratamiento precoz y constante

El glaucoma no tiene cura, pero existen tratamientos para frenar su progresión, como gotas oftálmicas, medicamentos orales, cirugía ocular y láser.

EFE/MARTÍN ALIPAZ

Si el diagnóstico y el tratamiento se llevan a cabo de forma temprana, se puede retrasar su evolución, minimizar sus síntomas y prevenir una futura pérdida irreversible de visión al tratar el principal factor de riesgo, la presión intraocular alta.

“El principal problema del tratamiento es que el paciente no nota una mejoría a corto plazo, ni tampoco recupera su capacidad visual, y muchas veces cae en la apatía y lo deja”, sostiene Delfina Balonga, presidenta de la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF).

Aproximadamente el 30% de los diagnósticos de la enfermedad empeoran y pueden terminar en ceguera porque el paciente no sigue el tratamiento correctamente, según se informa desde AGAF.

“El glaucoma es, después de la catarata, la enfermedad oftalmológica de mayor gasto sanitario”, completa García Feijoo.

Los expertos subrayan la necesidad de acudir periódicamente al oftalmólogo, ya que los exámenes ópticos de graduación habituales no son suficientes para detectar la enfermedad, y más especialmente a partir de los 50 años, cuando se considera que el riesgo de padecer un glaucoma aumenta considerablemente.

Ambos representantes insisten también en la importancia de concienciar a la sociedad sobre una enfermedad que ha merecido la denominación de “ladrón silente” y que, ante todo, se puede controlar.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies