Inicio / Psicología y bienestar / Envejecimiento activo

Envejecimiento activo

Unos 17 millones de españoles superan los 50 años y se estima en 82 la esperanza de vida. Queremos vivir más, pero mejor. Los “abuelos” de hoy quieren dar la vuelta al mundo o, simplemente, seguir descubriendo cómo disfrutar de la vida

Array ( [0] => 37573 )
Envejecimiento activo
EFE/EPA/Justin Lane

Nos hemos hecho mayores; en 2050 España será el tercer país más envejecido del mundo. El Instituto Nacional de Estadística confirma la tendencia invertida de la pirámide poblacional. Tenemos pocos niños y la esperanza de vida es mayor; es una cuestión numérica.

Las personas mayores ya no son lo que eran, sino que son cada vez más activas, desean vivir con mayor autonomía y seguir participando y desarrollándose en la sociedad. Mantenerse activas y estar integradas en el entorno.

La clave tiene que ver con la actitud, la prevención y unos hábitos de vida saludables. “Hablamos de envejecimiento activo desde el punto de vista psicoafectivo y racional, es decir, la persona que va envejeciendo tiene que mantener el potencial racional y sus relaciones sociales en el entorno en el que vive y desarrollar y potenciar lazos afectivos con familiares y amigos. Mantenerse activo e integrado en la sociedad en la que vive”, afirma el doctor Primitivo Ramos Cordero, secretario general de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología con quien desgranamos la esencia de un buen envejecimiento.

Un abuelo, ¿ya no es lo que era?

Sigue siendo un abuelo pero, efectivamente,  en cuanto a expectativa de vida ha cambiado sustancialmente. A principios de siglo la expectativa media estaba en torno a 35-37 años y actualmente en 82´5. La mujer 85 y el hombre 79´6. Las personas de principios de siglo con 60 años eran abuelos muy envejecidos. Hoy hemos extendido la expectativa de vida; tener personas con 80 y 85 años, algunas con una muy aceptable calidad de vida, es la apuesta.

No solo envejecer es tener y dar años a la vida, sino darle mucha vida a esos años a través de un envejecimiento activo y prevenir la dependencia.

¿Qué es envejecer activamente?

El envejecimiento es un proceso absolutamente ineludible; a medida que vamos envejeciendo nuestras facultades y competencias tienden a decrecer. Lo mismo que un jugador de fútbol entrena y mantiene las habilidades para las que se entrena, a medida que vamos envejeciendo nos entrenamos para mantenernos en el mejor estado posible y que ese declinar sea lo más lento posible.

Hablamos de envejecimiento activo en el plano de lo físico para mantenerse autónomo desde el punto de vista funcional y hablamos de envejecimiento activo desde el punto de vista mental; mantener la mente activa y hacer actividad mental esencial.

Ordovás;si no se acaba pronto la crisis habrá más enfermos crónicos
EFE

¿Desde qué edad es fundamental insistir en el concepto vida saludable?

En la geriatría y la gerontología apostamos por los 50 ya que el reto está en la prevención. Debemos apostar por buenos hábitos cuanto antes mejor. Es lo que denominamos los determinantes de salud de una población, apunta el experto.

Hablamos de lo esencial de la alimentación; el concepto antiguo de dieta mediterránea. Otro es la actividad física, el ejercicio. Aquellas personas mayores que hacen actividad física regular durante más de seis meses, al cabo de dos años habrán recogido enormes beneficios para su salud.

Tercero, la actividad mental, mantener el cerebro activo. Hacer actividad intelectual y cuidar lo psicoafectivo, para evitar ansiedad y depresión. El bienestar psicosocial que toda persona necesita.  Son parte de este envejecimiento activo. Lo afectivo y lo relacional. Lo afectivo es la relación afectiva con tu pareja, con tu familiares directos con tu entorno.

Una persona tiene que desarrollar sus impulsos afectivos y relacionales y una parcela importantísima es su vida sexual. No podemos cortar el desarrollo y la expresividad de su sexualidad simplemente en base a la edad o en base a que, desafortunadamente, su pareja haya fallecido. La sexualidad es una parcela más de su vida.

Abandonar los hábitos tóxicos

Es el cuarto pilar de determinantes de la salud. Tenemos en nuestro ámbito cultural cuestiones básicas como el alcohol y el tabaco. El alcohol, dependiendo del ámbito geográfico, está insertado en su ámbito. Las relaciones sociales se han establecido, en muchas ocasiones, en torno al alcohol, la copa, al bar.

La eliminación del alcohol, como hábito tóxico, desarrolla unos beneficios importantísimos. Apostamos porque una persona mayor pueda tomar al día una cantidad mínima, unos 25 miligramos de alcohol al día que puede ser un vaso de vino en cada comida y siempre que no exista una contraindicación para ello o que sea incompatible con la medicación que tome, señala el doctor Primitivo Ramos.

El alcohol está asociado a problemas hepáticos, determinados cánceres como el hepático, de esófago, gástrico y además a disfunciones en la esfera psíquica emocional, cuadros de déficit cognitivo secundarios al alcohol, accidentes de tráfico, domésticos, violencia y además está estrechamente con otro hábito tóxico, el tabaco y que incluso se potencian entre sí.

Con el tabaco igual, el abandono de ambos después de seis meses y a partir del primer o segundo año, la persona empieza a recoger los efectos beneficiosos de ello. Da igual la edad que tenga. Es igual en todas las edades.

¿Cómo convencer para seguir hábitos de vida saludables?

Ofreciendo la imagen final del envejecimiento con hábitos saludables o sin ellos. Una persona que vive hasta los ochenta y tantos en buen estado de autonomía física, psíquica, mental, emocional, etc, y con una calidad de vida envidiable frente a otra que, independientemente de que termine viviendo un número de años parecido, si desarrolla esos hábitos tóxicos, los años que viva no serán en calidad de vida sino en estado de dependencia como consecuencia de las múltiples enfermedades físicas que esos hábitos tóxicos han ido desarrollando y la merma que produce en la esfera cognitiva y psicoafectiva.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies