Inicio / Estética / Dimpleplastia: Cirugía de hoyuelos a la carta

Dimpleplastia: Cirugía de hoyuelos a la carta

La dimpleplastia consiste en hacer unos hoyuelos pronunciados en las mejillas modificando esa apariencia natural mediante cirugía. Unos hoyuelos que imitan a los que lucen algunos personajes famosos. Pero, como en cualquier intervención quirúrgica, hay que recurrir a médicos especialistas y conocer los pros y contras para así evitar daños irreversibles

Array ( [0] => 104960 )
Dimpleplastia: Cirugía de hoyuelos a la carta
A la izq. una mujer de 1936 con un aparato para marcar hoyuelos. A la dcha, la modelo Miranda Kerr con hoyuelos en sus mejillas. EFE

La dimpleplasty o dimpleplastia es una intervención quirúrgica que consiste en realizar dos incisiones en el interior de la boca a ambos lados de la cara para marcar de forma artificial una pequeña depresión facial que imite los hoyuelos naturales.

Se trata de una operación que puede parecer sencilla (se realiza con anestesia local y dura una media hora). No obstante, los especialistas advierten de las preocupaciones que hay que tener en cuenta a la hora de someterse a esta intervención.

El doctor Miguel De la Peña, director de las Clínicas Diego de León, hace hincapié en el riesgo que supone que los pacientes se sometan a intervenciones de cirugía estética “únicamente para parecerse o imitar a alguien o para seguir modas pasajeras, sobre todo en el caso de los tratamientos con resultados permanentes”.

Cuenta de primera mano cómo es el proceso quirúrgico: “Entrando por la mucosa gingival, se saca un puntito fuera, se vuelve a pasar por dentro y se realizan varias hilvanadas de forma que la mucosa se pliega sobre sí misma. La clave está en la tensión que le tienes que dar”.

“Es una técnica muy delicada que deben ponerla en práctica únicamente doctores especializados y en clínicas o centros de salud acreditados”, alerta el doctor.

¿Existen diferencias entre los hoyuelos naturales y los artificiales? Sí. Por su parte, los hoyuelos naturales son un rasgo genético y se enfatizan especialmente cuando las personas ríen. Se estima que solo un 20 por ciento de la población es portadora de este gen.

En el caso de los hoyuelos operados, si al hilvanar no se le da una tensión intermedia, las puntadas quedarán muy tensas y la presencia de los estos será permanente. Serán visibles tanto si se tiene un semblante serio como si se sonríe.

Dimpleplastia
Cirugía de hoyuelos, antes y después. Foto cedida

Según De la Peña, es cierto que “los hoyuelos pueden dar un cierto atractivo si se tiene una cara rellenita”. Pero matiza, “los resultados de esta intervención no son apropiados para todas las personas”. La dimpleplastia está más bien indicada para personas jóvenes de no más de 30 años de edad pues, “en adultos la piel está más flácida y no tiene buen resultado”.

Además de la artificialidad, como es que los hoyuelos queden asimétricos o desproporcionados, existen otros riesgos. En los casos más graves pueden quedar secuelas irreversibles, como cicatrices o hendiduras que pueden afectar al contorno de la expresión facial de forma permanente.

“Hasta los seis meses se podría intentar revertir la dimpleplastia cortando el hilo. Más allá de esos seis meses, la mucosa se reorganiza, se produce una fibrosis y el resultado es definitivo”.

¿Un ‘boom’ pasajero?

Lo cierto es que España es uno de los países europeos que más intervenciones realiza de cirugía plástica, estética y reconstructiva al año. En concreto, unas 65.000 intervenciones anuales, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (AECEP).

La cirugía facial, donde entran intervenciones como la dimpleplastia, se sitúa entre las cinco cirugías más comunes entre los pacientes más jóvenes (menores de 35 años).

En opinión de Miguel De la Peña, la dimpleplastia (asentada en países como Estados Unidos), “es una moda que se acabará implantando aquí y llegará un momento en el que se estandarice”.

De hecho, esta nueva moda le recuerda al surgimiento años atrás de la ginecoestética. “Antes realizábamos labioplastias o vulvoplastias una vez al mes y ahora es una cirugía que realizamos prácticamente a diario. La dimpleplastia me está recordando un poco a aquel ‘boom’”, asegura.

El campo de la cirugía estética abarca intervenciones que, pese a ser menos conocidas, son cada vez más solicitadas. “Se trata de un sector que antes era minoritario y ahora se está expandiendo muchísimo”, añade.

Obtener unos hoyuelos bien marcados a través de la dimpleplastia cuesta en torno a los 1.400-1.500 euros. Si bien es cierto que esta nueva “moda” no se ha asentado aún en las clínicas de cirugía estética españolas, según centros consultados por EFEsalud “sí que comienza a darse una demanda creciente”.

Dimpleplastia, una moda no tan nueva

Dimpleplastia
Fuente: Modern Mechanix

“¡Los hoyuelos ahora son a la carta! Podrás ponértelos cuando quieras gracias al nuevo invento de Isabella Gilbert, consiste en un soporte que se ajusta a la cara y presiona tus mejillas”, reza un extracto de una gaceta norteamericana de 1936.

Los hoyuelos se asocian a la delgadez y son un ideal de belleza desde principios del siglo pasado. En los años 30 podemos encontrar un aparato que se acercaría bastante a la función de la dimpleplastia en nuestros días.

En 1936 una mujer llamada Isabella Gilbert de Rochester (Nueva York), presentó a la prensa norteamericana una “máscara” para marcar los hoyuelos. El alambre se estrechaba a la altura de los pómulos y poseía dos protuberancias, presionando así sobre las mejillas y formando los ansiados hoyuelos. El invento, iba dirigido exclusivamente a las mujeres.

Según las instrucciones, para conseguir el efecto deseado se debía colocar la máscara durante cinco minutos unas dos o tres veces al día. Así, hasta que los hoyuelos se formasen. Sin embargo, el artilugio no tuvo mucho recorrido y, en 1947, la Asociación Médica Estadounidense (AMA por sus siglas en inglés) retiró este producto al considerarlo perjudicial para la salud.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies