Inicio / Psicología y bienestar / Dentera, es pensarla y experimentarla

Dentera, es pensarla y experimentarla

A pesar de que las nuevas tecnologías están cambiando el ámbito de la enseñanza todos hemos experimentado más de una vez esa sensación tan desagradable que produce una tiza al chirriar contra la pizarra mientras el profesor daba su lección. ¿Y qué ocurre cuando un tenedor araña el plato? Este reacción se denomina dentera o tiricia y pocos conocen el porqué de este efecto

Otras noticias

Dentera, es pensarla y experimentarla
EFE/Rafa Alcaide

La dentera se define como una sensación muy desagradable que se experimenta en los dientes y en las encías al oír ciertos sonidos chirriantes, al comer sustancias ácidas o al tocar ciertos cuerpos.

Lo más sorprendente de todo es que la dentera llega a producirse también cuando recordamos algunas de las situaciones descritas anteriormente.

¿Qué ocurre cuando al arrastrar una silla contra el suelo aparece ese sonido tan característico y desconcertante? Nos da un escalofrío, se nos pone la piel de gallina y de manera inmediata solemos lanzar un mensaje de rechazo.

Ahora imagínate que muerdes un trozo de tela o una rodaja de limón. ¿Qué ocurre?

Arañar y… “ñiiiiiiiii”

Cuando José Manuel Moltó, uno de los vocales de la Sociedad Española de Neurología (SEN), comienza a describir a EFEsalud las situaciones en las que se produce la dentera, ambos experimentan en el mismo momento esa sensación tan desagradable.

El neurólogo José Manuel Moltó. Cedida por la SEN.

“Yo recuerdo a más de un profesor que utilizaba la técnica de arañar la pizarra cuando nos veía a todos un poco dormidos y conseguía despertar a toda la clase”, bromea Moltó.

Y es que, lo más curioso de este efecto es que “simplemente el hecho de pensar en ello ya desencadena una reacción de rechazo”.

El neurólogo confiesa que sin necesidad de ver esta acción ya le empieza a molestar todo con tan sólo detallarlo durante la entrevista.

El origen

Es bien cierto que carecemos de pocos estudios que traten este efecto pero “por lo que más o menos sabemos, hay algunas muestras que dicen que la voz de alarma del macaco -sus gritos- (uno de nuestros ancestros dentro de los primates) son similares a los sonidos que nos producen la dentera”, señala Moltó.

Generalmente, es la hembra del macaco la que lanza un grito cuando, de repente, detecta un peligro y grita avisando al resto.

Según Moltó, los macacos tienden a ser seres tan sociales como los humanos por lo que esos sonidos tan agudos se asocian a situaciones alarmantes.

“- ¡Vámonos, despertemos, espabilemos!”. Es algo así como un reflejo muy primitivo que nos pone en alerta máxima. “-¿Qué está pasando?”.

El doctor explica que es un mecanismo muy arcaico dentro del funcionamiento cerebral capaz de poner en marcha nuestros mecanismos de alerta más básicos llegando a acelerar la frecuencia cardíaca y a ponernos la piel de gallina.

Todavía no existe una teoría definitiva sobre el origen biológico de la dentera pero se sabe que estas reacciones forman parte del sistema nervioso autónomo o vegetativo; el que controla las reacciones involuntarias. En definitiva, todo va ligado al instinto de supervivencia.

Sensibles o no a la dentera

Es un acto reflejo innato por lo que no existen unos individuos más predispuestos que otros a experimentar la dentera aunque sí que es cierto que hay personas que son mucho más sensibles a todos los estímulos sensoriales.

No obstante, el miembro de la SEN hace especial hincapié en que influye todavía mucho más la situación en la que se produce el efecto que da lugar a la dentera: “Si estás muy relajado la reacción suele ser bastante alarmante pero si el nivel de estrés es bastante alto, estas situaciones no molestan tanto”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies