Inicio / Nutrición / Comer ante una pantalla, uno de los hábitos insanos de los niños

Comer ante una pantalla, uno de los hábitos insanos de los niños

Siete de cada diez niños españoles comen mientras ven la televisión o manipulan una tableta o un móvil, un hábito que favorece el sobrepeso y la obesidad e impide disfrutar de los alimentos y de las conversaciones con sus padres que deben aprovechar ese momento para inculcar pautas
saludables en la mesa

Otras noticias

Comer ante una pantalla, uno de los hábitos insanos de los niños
Un niño come su merienda delante de los televisores de un centro comercial. EFE/Lavandeira

Esta es una de las conclusiones del V Estudio CinfaSalud sobre “Percepción y hábitos de salud de las familias españolas sobre nutrición infantil”, avalado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

La metodología ha consistido en un cuestionario dirigido a 3.000 españoles con hijos entre 6 y 12 años.

Tan solo el 37,3% de los padres come habitualmente con sus hijos y la percepción que tienen del peso de los niños no se corresponde con la realidad: el 64,6% considera que tienen un peso normal para su edad y estatura: el 17,9% que están por encima de los normal; el 15% un poco por debajo de los normal; un 1,6% un peso muy por debajo de lo normal; y el 0,9% muy por encima de la normal.

Y la realidad es esta:

hábitos
Infografía: Estudio Cinfasalud

La investigación pone de manifiesto que el 43,1% de progenitores no toman medidas al respecto; un 40,3% lo lleva al pediatra o al médico de familia, el 3,9%, a un nutricionista y uno de cada diez (12,7%) lo pone a dieta por iniciativa propia sin consultar a un profesional, una medida que puede entrañar riesgos para la salud del menor.

Hábitos de alimentación

hábitos
Infografía Cinfasalud

Un 82,8% de los niños no desayunan correctamente y eso que se trata de un chute de energía que debe contribuye al rendimiento escolar y que debe cubrir al menos entre el 20-25% de las necesidades nutritivas del día.

El desayuno apropiado y equilibrado debe contener un lácteo, un cereal y una fruta, pero la investigación revela que solo uno de cada diez niños y niñas españoles toma fruta en el desayuno (11,7%) y que únicamente el 17,6% bebe zumo natural.

En el almuerzo, uno de cada diez (12,2%) menores españoles toma bollería industrial, a pesar de las advertencias de los expertos, que aconsejan comer a media mañana una pieza de fruta de temporada, un yogur o un bocadillo de queso u otro equivalente lácteo. El bocadillo sigue siendo el alimento preferido tanto en los almuerzos (el 73,1% lo toman) como en las meriendas (70,8%).

En la mesa abundan la carne, más de la mitad de los escolares españoles (51,9%) consume carne entre cuatro y siete veces a la semana, mientras que la recomendación es entre una y tres.

Solo uno de cada cinco niños y niñas (21,3%) toma pescado con la frecuencia recomendada –más de tres veces a la semana-, mientras que tan solo uno de cada diez (12,1%) come verdura en más de siete ocasiones semanales. Además, solamente el 30,3% toma fruta con esta misma frecuencia.

Y respecto a la comida basura, un 82% toman comida rápida al menos una vez al mes, frente al 18% que nunca la consume.

Además, 3 de cada 4 niños (74,5%) consume chucherías alguna vez a la semana y tan solo uno de cada cuatro (25,5%) no las come nunca.

Sueño y ejercicio, insuficientes

El sueño es otro de los hábitos de vida crucial para la salud y para controlar el sobrepeso y la obesidad. El 93,1% no duermen las diez horas recomendadas, la mayoría pasa en la cama entre 8 y 10 horas.

El 45,7% dedica dos horas a la semana a actividades físicas extraescolares, mientras que uno de cada diez (13,6%) no asigna ni siquiera una hora a este tipo de actividades. Además, el estudio revela que los niños y niñas con un peso normal dedican más tiempo al ejercicio, ya que el 55,4% lo practica más de dos horas a la semana, frente al 51,4% de los niños obesos.

Diez claves para mejorar

Cinfa ofrece estas recomendaciones para mejorar los hábitos de vida de los niños:

  1. Recupera en casa la dieta mediterránea: aceite de oliva, pescado, legumbres y cereales (pan, pasta y arroz), lácteos, huevos, frutas, verduras, yogur y frutos secos. El agua será siempre su mejor complemento.
  2. Comer cinco veces al día: Un desayuno completo, almuerzo de media mañana, comida, merienda y cena a una hora temprana. Se asegura que el menor consuma los nutrientes necesarios y se evita el picoteo entre horas.
  3. La pirámide alimentaria como guía: Se trata de un instrumento que recomienda las raciones de los alimentos y su frecuencia. Explicársela a los niños y diseñad juntos menús que cumplan los criterios que marca la pirámide.
  4. Evitar alimentos que engordan y no alimentan. El consumo de fritos, bollería, dulces y snacks debe constituir una excepción, pues contienen excesivos azúcares, grasas saturadas, sal y energía, además de no aportar apenas micronutrientes. Lo mismo sucede con la comida rápida: no la conviertas en un rito semanal.
  5. Comer en familia. Organizad los horarios para poder comer juntos al menos una vez al día y aprovechad ese momento de reunión para comunicaros. Hay que predicar con el ejemplo en la mesa.
    hábitos
    Foto cedida IMEO
  6. Aparcad el móvil y la televisión. La atención de niños y progenitores debe centrarse en la comida y en quienes se sientan a la mesa. Los dispositivos tecnológicos interrumpen o anulan la conversación familiar.
  7. Llévatelos a hacer la compra. Pídeles ayuda para elaborar la lista y, una vez en el supermercado, que se hagan cargo de una parte. Enseña a los niños a interpretar las etiquetas y comenta con ellos los valores nutricionales de los productos.
  8. Prepara los alimentos de maneras diversas y pídeles que cocinen contigo. Alternar asados, hervidos, a la plancha, guisados o incluso crudos en gazpachos y ensaladas garantizará que la comida se convierta en uno de los hábitos más estimulantes. Enséñales algunas técnicas culinarias sencillas o divertidas y pídeles que te ayuden a decorar los platos.
  9. Ponles en movimiento. Anima a tus hijos a realizar ejercicio, pero también a reducir el número de horas que pasan frente a la televisión y los videojuegos. Sobre todo, aliéntales a llevar unos hábitos de vida activa, en la que caminen, paseen o suban escaleras de manera cotidiana.
  10. Asegúrate de que duermen más de diez horas. Las sociedades científicas recomiendan que los escolares de entre 6 y 12 años duerman más de diez horas como una herramienta más contra el sobrepeso.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies