Inicio / Enfermedades / Cáncer y obesidad, la prevención empieza por uno mismo

Cáncer y obesidad, la prevención empieza por uno mismo

¿Qué relación hay entre obesidad y cáncer? Los expertos pronostican que en una década su influencia en los tumores será superior a los efectos del tabaco. Así se ha puesto sobre la mesa en los Diálogos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), donde también se ha subrayado que el 30% de las muertes por cáncer se podrían evitar con hábitos saludables

Array ( [0] => 44680 )
Cáncer y obesidad, la prevención empieza por uno mismo
El doctor Pedro Pérez Segura (izqda), coordinador del Grupo SEOM de Prevención; Javier Tovar, responsable de EFEsalud; y Cristina González, representante de FECMA en la mesa sobre obesidad y cáncer de los Diálogos SEOM/Foto cedida por SEOM

Detrás de los datos, que evidencian un aumento en cuatro y cinco veces la probabilidad de padecer cáncer por sobrepeso, se encuentran algunos de los más de 215.000 casos oncológicos que se detectan en España cada año..

“Más de un 40% de los cánceres de útero están asociados a la obesidad”, afirma el oncólogo Pedro Pérez Segura, coordinador del Grupo SEOM de prevención.

La tarea de combinar las cifras y el lado humano con el objetivo de “personalizar el cáncer” se ha desarrollado en los Diálogos SEOM, organizados por la Sociedad Española de Oncología Médica dentro de un Simposio sobre esta enfermedad, y que cuenta con la participación de médicos, periodistas y pacientes.

La primera de las tres mesas de debate analizó la relación entre obesidad y cáncer, con el doctor Pedro Pérez; el responsable de EFEsalud, Javier Tovar, y Cristina González, representante de la Federación de Mujeres con Cáncer de Mama (FECMA).

Sobrepeso y cáncer, dos partes de un mismo problema

La existencia de 500 millones de personas en el mundo con obesidad y los 14 millones de casos de cáncer anuales, según la OMS, padecen datos de dos mundos completamente diferentes; sin embargo, el doctor Pedro Pérez advierte que “la obesidad será el factor más importante con respecto al cáncer en las próximas décadas”.

“EL 4% de los hombres y el 7% de las mujeres deben su cáncer a la obesidad”, señala Cristina González.

Una barriga que simboliza la prevalencia de la obesidad en Estados Unidos. Efesalud.com
EFE/Rosario Canfranc

Estos datos muestran como preocuparse por unos hábitos de vida saludables va más allá de tener una apariencia determinada, convirtiéndose en un elemento fundamental para el cuidado de nuestra salud por diferentes razones:

  • En las personas obesas determinadas proteínas pueden convertir una célula normal en una célula tumoral.
  • La hormona del estrógeno que se genera en el tejido adiposo es uno de los productores del cáncer de mama.
  • La resistencia a la insulina en las personas obesas aumenta el riesgo de padecer cáncer.
  • Diversas hormonas relacionadas con el tejido adiposo fomentan una proliferación celular incontrolada, causa de la aparición de cánceres.

La suma de todas estas evidencias, tanto científicas como sociales, “hacen que debamos insistir en la necesidad de que la población lleve unos hábitos de vida saludables”, remarca el oncólogo Pedro Pérez.

¿Qué significa llevar un estilo de vida saludable?

Cuidar los hábitos de vida es necesario para personas con obesidad o sobrepeso, sin embargo, ello no significa “estar gordito”, como señala el doctor Pérez, sino tener un índice de masa corporal superior a 30, cuyo valor se obtiene de dividir el peso de una persona por el cuadrado de su altura en metros.

“La obesidad no significa que comamos mucho, ya que es un elemento en el que interviene la dieta y el ejercicio”, indica Pedro Pérez.

Una mujer sin identificar come patatas fritas en el restaurante de McDonald. Efesalud.com
EFE/Justin Lane

Aunque se conocen los beneficios de la dieta mediterránea y de hacer ejercicio, se suelen cometer errores como “pensar que alimentarse mejor es apuntarse a la dieta de moda”, según el doctor Pérez, o no ser conscientes de que “un paciente oncológico no puede ir a un gimnasio a observar a los demás”, señala Cristina González.

Por tanto, un estilo de vida saludable se convierte en la búsqueda del equilibrio en la alimentación y el ejercicio físico en el que interviene el sentido común, no tratándose de prohibir determinados alimentos sino de controlar lo que comemos para prevenir complicaciones en nuestra salud.

“La dieta mediterránea reduce el cáncer de mama en un 30%”, señala la representante de FECMA.

Esta es una de las conclusiones destacadas por Cristina González con respecto al estudio EpiGEICAM realizado por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEIMA), que evidencia la incidencia de la dieta en el cáncer de mama.

Por tanto, parece evidente la necesidad de llevar a cabo una vida sana para prevenir el cáncer; sin embargo, el primer paso para empezar depende de uno mismo, ya que “todo esto es un problema de fuerza de voluntad”, señala el doctor Pérez.

Internet y redes sociales, un contacto personal online

Levantarse en un mundo nuevo en el que hay que luchar día a día, esa es la mañana siguiente después de recibir un diagnóstico de cáncer. Un mundo “para el que no estaba preparado”, señala Nacho Mirás, autor del blog Rabudo.com y paciente oncológico, que formó parte de la mesa de los Diálogos SEOM sobre la información del cáncer en las redes sociales.

“Hacer caso cero a los que dicen que no busques en Internet”, destaca.

Mesa de debate sobre la "información en el cáncer" dentro de los Diálogos SEOM. Efesalud.com
El doctor Martín Lázaro (izqda) del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Javier Granda (centro), periodista de salud y Nacho Mirás (dcha), paciente y blogger. EFE-Foto cedida por SEOM

La naturaleza humana, inquieta y curiosa, siempre que no conoce el ambiente en el que se encuentra nos empuja a buscar información, pero el problema es dónde y cómo encontrar esta información ya que, como señala Nacho Mirás, “descubro que el cáncer es una enfermedad fatalmente comunicada” debido a errores comunicativos como:

  • Falta de claridad a la hora de dar el diagnóstico.
  • Necesidad de normalizar el lenguaje.
  • Formación de los profesionales para saber dar este tipo de noticias.

Estos fallos comunicativos provocan que el 50% de una encuesta de 6.000 personas buscara información en internet antes de acudir al médico, y tras la consulta con el profesional sanitario, ese porcentaje aumentó al 80%.

Junto a la información, inmensa e inmediata, que se encuentra internet, la Red cumple una función comunicativa entre pacientes, médicos y periodistas, hasta tal punto que el blogger Nacho Mirán describe las redes sociales como “una red que ha parado mi caída a los sótanos de la vida”.

“Me encuentro miles de personas que interaccionan conmigo y que se ríen, porque la risa ayuda”, indica.

Dada la importancia de internet en el proceso informativo del cáncer se derivan dos consejos: confiar siempre en el oncólogo y saber quién firma cada información; y una propuesta, “como un cierto código para que la gente sepa la calidad de la información que está viendo”, subraya Nacho Mirás.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies