Inicio / Nutrición / Aitor Sánchez: La basura alimentaria no debe estar en la pirámide nutricional

Aitor Sánchez: La basura alimentaria no debe estar en la pirámide nutricional

El dietista-nutricionista Aitor Sánchez asegura que la población no sabe interpretar las recomendaciones de la pirámide nutricional ya que no calibra qué es exactamente el consumo moderado u ocasional de algunos alimentos, como embutidos o dulces, que no deberían aparecer puesto que son “basura alimentaria”

Otras noticias

Aitor Sánchez: La basura alimentaria no debe estar en la pirámide nutricional
Dulces, embutidos o snacks no deberían figurar en la pirámide alimentaria, según el dietista Aitor Sánchez. EFE

Este tecnólogo de los alimentos, bloguero (midietacojea.com) y colaborador en diferentes medios de comunicación analiza la recién presentada Pirámide de Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y considera que no refleja los avances científicos de la última década puesto que “somos conocedores de los alimentos que se relacionan con el riesgo y con la prevención de enfermedades y eso no se traslada a la pirámide”.

Aitor Sánchez
Fuente: SENC

En una entrevista con EFEsalud, Sánchez critica que se incluyan los embutidos, los snacks, la bollería, los dulces e incluso el vino y la cerveza como bebidas y alimentos de consumo opcional, ocasional y moderado.

“No deberían aparecer, son basura alimentaria. Pero no porque no se puedan consumir nunca, todos podemos hacerlo de forma ocasional, pero cuando aparece expresamente en una pirámide de alimentación saludable la gente piensa que los puede consumir sin saber qué es un consumo ocasional o moderado”, asegura el miembro de la asociación científica Dietética Sin Patrocinadores que, en este ocasión, habla a título personal.

“Seguimos teniendo una pirámide nutricional -añade- que en su forma hace que se malinterprete y eso le viene muy bien a parte de la industria” y pone como ejemplo la presencia, en la cima, de un envase de una marca de snacks que “aprovecha para mostrar orgullosa, en la parte de atrás de la bolsa, que aparece en la pirámide alimentaria”.

Para Aitor Sánchez, “si preguntas a alguien cuánto embutido toma, te dirá que lo hace de forma moderada pero no te sabrá decir si moderado es una vez a la semana o una vez al día”, apunta.

“Y no es opinión mía que se malinterprete la pirámide, sino que hay estudios sobre la mala interpretación de las guías alimentarias, además de ser un hecho que ocurre a diario: hay personas que no consideran que tienen un consumo excesivo de dulces o de alcohol”, argumenta.

Además, cree que no se incluyen los alimentos y las proporciones de una dieta mediterránea. “En España tenemos una dieta occidentalizada y no una dieta mediterránea con una base de verduras, hortalizas, frutas y con una proteína más basada en la legumbre y el huevo que en la carne y el pescado”.

¿Es la pirámide la figura más adecuada?

Aitor Sánchez
Plato de Harvard.

Aitor Sánchez lo tiene claro: “El triángulo o la pirámide no es la representación más adecuada de alimentación saludable porque jerarquiza y jerarquiza mal” pero, en general, cree que las guías alimentarias actuales no cumplen su fin último “que es dar buenas recomendaciones a la población”.

Y él prefiere que los alimentos y sus frecuencias se muestren, por ejemplo, en un plato, como el plato de Harvard, aunque éste solo se centra en las comidas principales, “pero es mejor que la importancia se refleje por sectores, no por pisos”.

“Más que por utilizar una pirámide abogaría por una guía alimentaria que fuera mas especifica, una guía de compra, o de comida o de cena como el plato de Harvard”.

Y en caso de escoger una pirámide nutricional el ejemplo sería la australiana que, “independiente de que mantiene los pisos, solo incluye alimentos saludables. En la cúspide sólo están los alimentos que deben consumirse en menor cantidad y en la base las frutas y verduras”, señala el experto.

Aitor Sánchez analiza la pirámide

Aitor Sánchez analiza los distintos tramos de la pirámide de alimentación saludable de la SENC, desde la cima a la base:

Aitor Sánchez
El dietista-nutricionista Aitor Sánchez. Foto cedida por Editorial Paidós.
  • Suplementos nutricionales: Aparecen como opción individualizada como una bandera que corona la cima. “Sobran. Si una alimentación es saludable no necesita suplementos. Además, es una contradicción porque en una guía de salud destinada al público general no se puede incluir una opción individualizada”.
  • Alimentos ocasionales o moderados: Los dulces, los bollos, la mantequilla, los snacks y los embutidos no deberían aparecer, es un mensaje consumo. Se asocian con patologías como la obesidad, la diabetes, las caries, el cáncer colorrectal...
  • Bebidas fermentadas como la cerveza o el vino: “Cada vez hay más estudios pagados que dicen que previenen enfermedades cardiovasculares, mientras que los estudios independientes dicen que provocan ocho tipos de cánceres. Que se pueda tomar una caña o un vino de vez en cuando no significa que haya que fomentarlo ni defender sus propiedades saludables, porque no las tiene”.
  • Lácteos: “Hacer hincapié en dos o tres diarios indirectamente quiere decir que son imprescindibles. Se esta haciendo defensa del lácteo. Se puede tomar lácteos o no, depende del resto de la dieta. En España llevamos 30 años con campañas que nos hacen creer que son imprescindibles para la salud ósea y hay estudios que demuestran cómo la salud osea es independiente a los lácteos que hemos tomado en la infancia. Si la población española supiera que el mayor factor de salud ósea es la exposición solar y el deporte, otro gallo cantaría”.
  • Pescado, carne, legumbres, huevos…: Han hecho un batiburrillo de protéicos y dicen que los varíes en la dieta. Yo priorizaría la legumbre sobre el resto.
  • Frutas y verduras:  “Tienen que estar en la base de la pirámide”.
  • Hidratos de carbono: “Los cereales tienen un protagonismo que no se merecen, pero por lo menos los recomiendan integrales. No deben estar en la base de la alimentación. No se puede ingerir seis raciones al día, en todas las ingestas, de hidratos de carbono”.
  • Estilos de vida: “De acuerdo en todo (actividad física diaria, equilibrio emocional, técnicas culinarias saludables, ingesta de agua…) menos en el balance energético, un concepto que utiliza la industria alimentaria para decir que hay que hacer más ejercicio y consumir menos calorías, por lo que al final acabamos comprando productos light en lugar de no comprar ese producto. Gastar más de lo que se ingiere es simplificar el problema del sobrepeso y la obesidad cuyo principal problema es tomar alimentos de alta densidad energética y sin aporte nutricional”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies